tercera en discordia

29 Jul
Tercera en discordia
In modern war… you will die like a dog for no good reason.
Ernest Hemingway
The bitch es la jefa que todos tuvimos alguna vez.  A veces las peores enemigas, son las mujeres. O determinado tipo de mujeres. Y como las hay Melanie, abundan las Sigourney Weaver.
Sabri tenía dulces 22 años cuando ingresó a su primer trabajo full time en una compañía multinacional en Puerto Madero. Sabri era ingeniera, un posgrado en curso, y una medalla de honor en su historial.
El primer día estrenó lo mejor de su closet, las mejores marcas, y el mejor estilista. La emoción de poder, al fin, dar lo mejor de sí, brindar todo su potencial, derrapar energías contenidas en tantos años de sacrificio, la inundaba.
Tan radiante acudió Sabri a su primer día, que su brillo atrajo la atención de todos.
Especialmente de Esteban, el gerente de ventas. Cuarentón, con largos años en la empresa y un divorcio en su haber con dos hijos de diferentes madres, la frescura de la nueva asistente comercial lo atrapó. Y no solo su frescura, sino también  su juventud, y sus medidas.
Esteban la solicitó a la Dirección General a los 3 meses del ingreso de Sabri a la compañía, como soporte del área, en los tiempos de crisis que corrían. Sabrina se había destacado rápidamente por su inteligencia y predisposición para atender los más diversos temas.
En su primer día de trabajo, Esteban solicitó a Sabrina que, para un mejor desempeño, asistiera con el uniforme del sector que iban a implementar: Portaligas, pantys y mini skirt.
Claro, era un chiste. Pero al inicio “chistoso”, le siguieron sutiles sugerencias, halagos, regalos sin sentido, ante la incomodidad de Sabrina y su impotencia por no poder manejar la situación.
Cuando Valeria, la jefa de Sabrina lo notó, y se vió amenazada de que le arrebataran el amor secreto de Esteban, repentinamente el informe de desempeño a rr hh de Sabrina viró de positivo a muy negativo.
Y Sabrina se encontró despedida por “no cumplir las expectativas”.
A veces, mejor no brillar demasiado.

In modern war… you will die like a dog for no good reason.

Ernest Hemingway


The bitch es la jefa que todos tuvimos alguna vez.  A veces las peores enemigas, son las mujeres. O determinado tipo de mujeres. Y como las hay Melanie, abundan las Sigourney Weaver.

Sabri tenía dulces 22 años cuando ingresó a su primer trabajo full time en una compañía multinacional en Puerto Madero. Sabri era ingeniera, un posgrado en curso, y una medalla de honor en su historial.

El primer día estrenó lo mejor de su closet, las mejores marcas, y el mejor estilista. La emoción de poder, al fin, dar lo mejor de sí, brindar todo su potencial, derrapar energías contenidas en tantos años de sacrificio, la inundaba.

Tan radiante acudió Sabri a su primer día, que su brillo atrajo la atención de todos.

Especialmente de Esteban, el gerente de ventas. Cuarentón, con largos años en la empresa y un divorcio en su haber con dos hijos de diferentes madres, la frescura de la nueva asistente comercial lo atrapó. Y no solo su frescura, sino también  su juventud, y sus medidas.

Esteban la solicitó a la Dirección General a los 3 meses del ingreso de Sabri a la compañía, como soporte del área, en los tiempos de crisis que corrían. Sabrina se había destacado rápidamente por su inteligencia y predisposición para atender los más diversos temas y se perfilaba como uno de los jóvenes talentos de la compañía.

En su primer día de trabajo,  Esteban solicitó a Sabrina que,  para un mejor desempeño, asistiera con el uniforme del sector que iban a implementar: Portaligas, pantys y mini skirt.

Claro, era un chiste. Pero al inicio “chistoso”, le siguieron sutiles sugerencias, halagos, regalos sin sentido, ante la incomodidad de Sabrina y su impotencia por no poder manejar la situación.

Cuando Valeria, la jefa de Sabrina lo notó, y se vió amenazada de que le arrebataran el amor secreto de Esteban, repentinamente el informe de desempeño a rr hh de Sabrina viró de muy positivo a muy negativo.

Y Sabrina se encontró despedida por “no cumplir las expectativas”.

A veces, mejor no brillar demasiado.

Anuncios

12 comentarios to “tercera en discordia”

  1. Otra desacertada... 29 julio 2009 a 3:28 AM #

    Si no fuera la historia de otra, esa jefa podría ser la mía. Lo mío no es como la de Sabri (por suerte) pero incluye miles de competencias (por parte de ella, yo soy muy poco competitiva con otras mujeres) que te llevan a que tu jefa tome represalias en lo laboral por cuestiones completamente personales.
    Le agradezco a la vida que en un mes, tengo jefe nuevo (parece que hombre… veremos que pasa)
    Me gusta tu blog, lo voy a seguir!

    • carlayork 29 julio 2009 a 3:31 AM #

      Mery lamentablemente la naturaleza femenina suele ser muy competitiva de por si…recuerdo mi primer jefa que competía (ella sola porque nosotras nos moríamos de risa) con la ropa que traía. Si, como a mi, te gusta la buena ropa y de moda, estabas frita! Ya escribiré sobre ella, es una gran inspiración de bitch!

  2. lau 29 julio 2009 a 2:38 PM #

    22 años, compañía multinacional en Puerto Madero, ingeniera, posgrado en curso, y medalla de honor en su historial!

    Menos mal que a algunas ese tipo de experiencias (si nos llegan) nos llegarán mas tarde.

    Yo a los 22 seguía siendo un poco inocente y feliz.

    Que injusticia que nos toca vivir laboralmente, yo no me enojaría sólo con la jefa sino con el señor que sólo puede ver una cara bonita.

    Conozco un caso en el que el jefe (directamente) despidió a la empleada por no ser lo “suficientemente simpática y predispuesta” (y ya sabemos lo que eso significa).

    Lamentablemente debo coincidir con la última frase.

    Un saludo y felicidades por el blog!

    Laura

    • carlayork 29 julio 2009 a 2:44 PM #

      totalmente Lau. La condición física es una variable muy tenida en cuenta cuando sos mujer, y sobre eso escribiré mañana. Hoy me focalicé en la jefa, pero ya lo haré sobre el jefe..y yo también era inocente a los 22! welcome !

  3. cv253 29 julio 2009 a 3:56 PM #

    Un chiste que por ahi viene a tema

    Dos madres se encuentran en el rellano de la escalera y una le dice a la otra:

    “¿Qué tal tu hija?”

    La otra contesta:

    “Uy de maravilla, después de hacer la entrevista para ese trabajo que te dije la cogieron, en 2 semanas la han ascendido de administrativa a jefa de sección, el jefe le ha dado un coche de empresa y ahora le va a alquilar un apartamento cerca de la oficina para que tarde menos en llegar al trabajo. ¿Y la tuya?”

    “Pues la mía igual de puta pero con menos suerte.”

    Y sino por lo menos a mi me causa gracia.

    • carlayork 29 julio 2009 a 6:23 PM #

      Ay Gonza!!! que feo eh!! jaja. Claro, las mujeres solo ascienden acostandose con algun superior no?

      • cv253 29 julio 2009 a 7:47 PM #

        No, para nada. Creo que por el contrario se convierten en una especie de esclavas sexuales.
        Creo que las muejres son mejores profesionales que los hombres, pero los hombres por lo general somos mas practicos a la hora de tomar decisiones. En lo personal a mi me resulta mas facil trabajar con mujeres que con hombres, no se porque.

  4. lau 29 julio 2009 a 4:19 PM #

    cv253:

    Je, je….como escuché una vez en una canción (o en una película, no recuerdo bien):

    “Es que estuvo acostándose con las personas equivocadas”

  5. Regina Rauda 28 diciembre 2009 a 12:53 PM #

    Si, las peores enemigas las mujeres, sobre todo, si éstas tienen más poder…

    Pobre Sabri…menuda injusticia

    • carlayork 29 diciembre 2009 a 2:46 AM #

      Ya esta mejor Sabri, pero en ese momento la pasó mal, mal mal!

      • Regina Rauda 29 diciembre 2009 a 7:29 AM #

        Imagino,pero recién acabo de empezar a leer tu blog y siempre empiezo desde el principio y me ha cautivado tanto,que continúo,poco a poco,pero continúo 😀

        • carlayork 29 diciembre 2009 a 11:42 AM #

          que placer!!!! me encanta que estés recorriendo todo el blog! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: