socias de pequeñas, hermanas de la vida (3)

26 Ago

Camila

Camila siguió aferrada a su estilo de vida, acentuándose cada vez más las largas jornadas laborales. Oliver y ella continuaban juntos, aunque la disipada y poca comprometida relación que mantenía con ella Oliver ocasionaba grandes peleas. Sus flirteos amorosos con las compañeras de oficina eran conocidos por todos y también por Camila. Sin embargo, la química era más fuerte y la pasión siempre los reconciliaba.

Hasta que, quedó embarazada.

Los planteos formales a Oliver y el compromiso evidente que la llegada de una nueva vida suscita, hicieron que Oliver dejara a Camila. Se haría responsable, pero no quería saber más de ella.

“Te enviaré un cheque por mes”, fue la promesa que recibió. Nunca más lo volvió a ver, ya que él volvió a Francia.

Camila entró así en un período más que oscuro. Desesperación. Un día, empezó a decir incoherencias en importante reunión. Otro día estuvo mirando por la ventana todo el día. La productividad de Camila se veía afectada por su inmensurable tristeza. De 16 horas laborales, pasaron a 12, y luego los partes de enferma se acrecentaron.

En 1 mes, se vió despedida. Otro cheque más se sumaba.  Su largo prontuario de workaholic y las largas jornadas entregadas a la compañía no le fueron suficientes para encontrar un poco de compasión en sus empleadores. Tampoco tenía la fuerza ni la lucidez para luchar el tema. Sola, embarazada y en Colombia, país extranjero, con la promesa de cheques por mes del que fuera el amor de su vida, deambulaba por las calles de Bogotá sin saber qué hacer.

Iría a buscarlo a Francia? Miraba fotos de ese país, leía sobre el mismo, se compró un libro de allí. Determinó que iría a buscarlo, lo reconquistaría y criarían juntos a ese bebé que crecía dentro de ella. Cuantas historias de parejas reconciliadas había escuchado en su vida. Ella también sería una de ellas.

Pero la vida tenía otros planes y Camila lloró una mañana en el baño del hotel, ante el desastre. Ya nada tenía sentido.  Ya no tenía qué prometerle. El dolor era insoportable.

Tan insoportable y tan desolada, que perdió la noción de la realidad.

Imaginó complots en contra de ella, y cuando su familia la llamaba, preocupados, los acusaba de querer hacerle daño y que al fin la trama se había revelado.

Así la llevaron de regreso a Bs. As. a internarse.

Camila se hundía cada vez más en su mundo. Pasaba los días en cama sin casi comer, apática. Su familia desesperaba. De la fuerte, talentosa, simpática hija no quedaba mucho. Cómo ayudarla. Cómo volver a ser la que era. Cómo traerla de vuelta.

Lucía

Lucía seguía inmersa en su vida cuando recibió el llamado. En un matrimonio que naufragaba cada vez más, Lucia encontraba refugio en su pasión por la fotografía. Si bien no le redituaba económicamente, lo compensaba con otros trabajos y estaba muy contenta de la vida que llevaba. De vez en cuando extrañaba los olores de Buenos Aires pero se sentía una catalana más.

Había apostado todo a su proyecto de familia. Nunca quiso grandes carreras, solo dejarse llevar por su pasión y a criar una gran familia.

Pero los hijos no venían. Los tratamientos de fertilidad empezaban a pesar en su cuerpo y en el bolsillo de ambos. Y en el matrimonio, como una pesada mochila de la que nadie quería hablar. El aire pesaba, los silencios, también.

Sin embargo no pudo evitar sentirse llena de angustia cuando se enteró de boca de la madre de Camila de la situación.

Y así llamó a Camila un día, para hablarse, un poco asustada de lo que iría a encontrar. Reencontraría algo de Camila? La locura asusta siempre, y más cuando se presenta en quienes conocemos de toda la vida.

Era el mismo tono y timbre de voz, pero las palabras eran tan distintas.

Todos los días, religiosamente Lucia llamaba a Camila para recordarle anécdotas de la infancia, de aquellos días. Al principio para Camila,  Lucia era también parte del complot. Pero de a poco comenzaba a recordar y entrar en confianza. Se sentía una fracasada en la vida, a lo que Lucía le recordaba cuan emprendedora siempre había sido, que nada la detenía.

Eran 2 horas, a veces hasta 3 horas de llamadas telefónicas. Camila empezaba a reír, recordaba.

Un día recibe una encomienda de Lucia. Dudaba de si abrirlo o no (sería una bomba?, sería la confirmación del complot?). Se decidió y lo abrió, y no pudo evitar reir ampliamente.

En el paquete de DHL habían: remeras de los New Kids, fotos, posters, las fichas del club de fans, el viejo sello. La foto con Joe. Lloró de la emoción.

Lucía voló a Buenos Aires en el receso del tratamiento de fertilidad y se reencontraron. Se volvieron a unir, a sentir hermanas. La sangre entre ellas fluía, rápida, por la arteria. La una se encontraba en la otra. Lo que habían dejado atrás, como si el tiempo nunca hubiera pasado. Como si volvieran a tener 14 y no 35 años.

Se escuchaban esos días los estallidos de  risas en la casa familiar. La mejor terapia que había recibido Camila en mucho tiempo más allá de pastillas y psiquiatras. Se sacaron fotos con remeras de los New Kids, organizaron el reencuentro con viejos compañeros.

Y Camila mejoró. Conseguiría en breve, un trabajo nuevamente, con pocas exigencias, como para empezar otra vez a construir su mundo. Tenía buen pronóstico. No había pasado la línea más allá de una depresión grave, le dijeron.

Lucia también estaba determinada a reconstruir el suyo. En esos días porteños, se había enterado que estaba finalmente embarazada.

REGRESANDO

Lucia voló a Barcelona, feliz, dichosa. Llena, caminaba rápido por las calles de Barcelona, planeando, no le daban los pies para llegar a ver a su marido. Dejaría su trabajo. Seguiría con las fotos pero debía dedicarse al cuarto del bebé, a pintar, a decorar. Siempre se vió como esas mujeres que pensaban que no podía criarse a un niño trabajando tiempo completo.

Xavi se pondría feliz, exultante. Finalmente lo que estaban necesitando para reencontrarse.

Miraba la vida con otros colores. La gente pasaba, pero todo era tan distinto.

A llegar al departamento, encontró una nota en vez de a Xavi. La nota decía

“Conocí a alguien. Lo nuestro estaba terminado hace mucho lo sabes. Te llamaré. No me busques. Me mudé a Francia”

Lucía llamó a Camila:

Qué te parece ese viaje a Francia que tenías agendado?

Y lloraron juntas de la risa de su mismo destino las hermanas.

Para ella.-

Anuncios

29 comentarios to “socias de pequeñas, hermanas de la vida (3)”

  1. cv253 26 agosto 2009 a 12:57 PM #

    Hermosa historia, mas alla de los contratiempos, desventuras y malos tragos, pasar por todo eso es estar vivo.

    No quedarse y seguir, proyectar, vencer, cuantas situaciones vividas y superadas.

    Segui regalandonos estos relatos, GRACIAS.

    G

  2. pau 26 agosto 2009 a 1:21 PM #

    ” EN LAS BUENAS Y EN LAS MALAS….”

    no solo cuando llega la abundancia sino cuando se esta en desgracia.
    Seguramente con casi 20 años de amistad se viven muchas situaciones, pero veo q ellas siempre estan hasta de una manera incondicional, aunq no compartan algunas cosas , el respeto y el cariño pueden mas.

    Muchas veces se dice q el amor no debe ser egoista pero cuesta mucho q eso suceda.
    Para estas amigas, el amor no lo es, el amor a esa hermana de la vida , tan distinta y tan igual.

    M E ENCANTO.

    besos

    • carlayork 26 agosto 2009 a 2:21 PM #

      Gracias pau! y si…Acompañarse en la desgracia parece ser lo más dificil. A pesar de las diferencias que tuvieron y los caminos por donde te lleva la vida, ella misma te puede reencontrar. Hay un cierto caos que tiene que ver con que no podemos planificar todo lo que queremos que nos pase…besos

  3. Amanda Stein 26 agosto 2009 a 2:18 PM #

    Me encantó 🙂 y por fin hice algo que venía dejando para más tarde: enlazar tu blog.

    Besos

  4. Menage 26 agosto 2009 a 2:34 PM #

    Carlu, en serio, pensaste publicar estas cosas a un nivel mas pro?

    • carlayork 26 agosto 2009 a 2:40 PM #

      naaaaaa, es mas, algunas cosas que escribo son mas para otros que para mi. Pero disfruto mucho cuando les gusta a ustedes también, besos!

  5. Lady 26 agosto 2009 a 3:18 PM #

    Qué buena historia!

    No soy partidaria de esa idea fatalista del destino, que todo está escrito y no podemos intervenir en esa escritura. Sin embargo, creo en el destino y más aun en nuestra posibilidad de cambiarlo. El destino y la voluntad de Camilia y Lucía las volvió a reunir.

    Después de todo, la vida no es lineal. Cada uno elegi hacia donde ir.

    Besos

    • carlayork 26 agosto 2009 a 6:49 PM #

      Hola Lady,tampoco creo en un destino fatalista, justamente ellas no lo creen así. Y siguieron caminos muy muy distintos pero muy loco que, justamente al no creer, se encontraron de repente en una situación tan parecida, y se rieron de la misma. Espero se haya transmitido el mensaje!! besoss

  6. Dobel G. 26 agosto 2009 a 3:20 PM #

    ¡Sale largometraje!

    • carlayork 26 agosto 2009 a 6:50 PM #

      jajajajajaa Hola Dobel, gracias x pasarte, siempre una sonrisa cuando me escribis. beso!

  7. My Magazine 26 agosto 2009 a 7:03 PM #

    Te felicito!!! me encantó la historia, aunque confieso que por momentos se me cerraba la garganta…

    Beso enorme!

    • carlayork 26 agosto 2009 a 7:10 PM #

      Hola!! gracias x el comment, angustiante por momentos…pero todo salió bien para ambas, te lo aseguro! No como planeaban pero muy bien.

  8. verasmith 26 agosto 2009 a 9:08 PM #

    Excelentísimo final, Carluch. Me morí con esta historia de amor

  9. gaussianblur 27 agosto 2009 a 3:05 PM #

    Qué bello relato… coincido con Dobel G., sale una muy buena peli! Cuántas idas y vueltas en estas dos historias de vida, cruces, alejamientos, reencuentros y por sobre todo, pasiones. Excelente historia, gracias por compartirla 😉

  10. malu 27 agosto 2009 a 7:42 PM #

    amiguis me encanto la historia. besos

  11. Pablo Buydid 27 agosto 2009 a 9:30 PM #

    Excelente… No tengo las palabras apropiadas para comentar el placer de leer…

    Y me gustó el rumbo que planteas en el blog… estaré de visita.

  12. Superchic 28 agosto 2009 a 2:04 AM #

    Al fin! Las vueltas de la vida!!! me gustó mucho la historia!

    • carlayork 28 agosto 2009 a 4:02 PM #

      gracias Superchic! como vos decis, son las vueltas de la vida! besos

  13. lau 28 agosto 2009 a 2:25 PM #

    Me ahorré palabras en el comentario del post anterior porque me veía venir una vuelta de tuerca tremenda en la historia. Y la hubo.

    La verdad es que este tipo de situaciones nos demuestran que, como opino yo, nada puede ser planeado definitivamente, que estas cosas pueden suceder y que siempre es bueno tener a una Lucía cerquita, alguien que te lleve a ese lugar en el que recordás a los NKOTB (a mí también me gustaban!)

    Me re emocionó.

    Beso!

    • carlayork 28 agosto 2009 a 4:01 PM #

      Gracias Lau! Valoro muchisimo tu opinión lo sabes!! la amistad entre mujeres es para mi algo neurálgico, sobre todo en los momentos difíciles e inesperados que nos tocan vivir. besos!

  14. Regina Rauda 30 diciembre 2009 a 7:01 PM #

    Ufff…. demasiado emotivo…. demasiado brutal, demasiado bueno

    El mundo está lleno de ca-bro-nes.

    Sólo son felices a la par cuando están juntas….

    • carlayork 31 diciembre 2009 a 12:57 AM #

      Regina te vamos a nombrar lectora record Vera y yo!!!! te estas devorando el blog entero! me haces recorrerlo nuevamente a mi también! gracias 😉

      • Regina Rauda 31 diciembre 2009 a 8:06 AM #

        Mira de algo sirve entonces mi lectura :DDDD pero poco a poco cuando tengo un momentito, ambas teneis unos blogs que en mi opinión, son excepcionales y no hay que perderse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: