ex modelo 1

5 Nov

“The devil has put a penalty on all things we enjoy in life. Either we suffer in health or we suffer in soul or we get fat.”

Albert Einstein

Ayer estuve de compras. Cada vez que emprendo una limpieza de placard en casa, necesito automáticamente “reparar” tall herida narcisística (análisis?) con unas compritas.

Por lo general me debato entre el ahorro y la compulsión por las compras, aunque con los años he mejorado notablemente mi propia acumulación capitalista.

He descubierto en los últimos 2 meses ese local de las hermanas Rosadas  al costado del río. Harta de los precios de las casas de ropa que no justifican sus costos de ninguna manera, caminando encontré con el tiempo localcitos con buena ropa y donde un pulóver no te sale $1200 ni una remera para laburar $350. Traen ropa de calidad, nacional e importada,  talles de todo tipo, tienen diseño, originalidad y muy buen gusto. (Y trabajo en esto)

Y, pequeño detalle: las chicas que atienden no son perras. (léase bitchs)

Mientras me probaba ropa plácidamente sin temer que nadie me abriera intempestivamente la cortinita al mejor estilo de “Y? como te quedó?”, recordé la última vez que fuimos al shopping con mi amiga Lucero.

Lucero se peleó con su novio el último año. Tras 7 largos años de noviazgo, descubrió no solo que la había engañado sino que además, tenía un bebé de 8 meses a 10 cuadras que mantener.

Tras el shock inicial, y el apoyo de sus amigas, Lucero fue recomponiéndose.

Aunque no sin ningún costo.

Lejos de tomar tranquilizantes o embeber sus penas en jarras de alcohol nocturno, Lucero se dedicó a otra cosa.

Tipo compulsión.

Primero 1, luego 2, luego 4, y hoy lleva en su haber 18. Sin parar, uno tras otro, fue engrosando la lista. O ella misma.

No, no se dedicó a la conquista intempestiva y fugaz de amores de una noche.

18 son los kilos que ganó en este tiempo de penurias, comiendo las penas una tras otra, como si las quisiera enterrar bajo un manto de grasa corporal.

Ese día, mientras me comentaba sus sesiones de diván, recorríamos el vestidor de selecto local de ropa de moda (y de marca).

Nos probamos de todo. Nada le entraba.

Tratando de ayudarla, yo misma he estado en su lugar, buscábamos cortes favorables, pero el tema excedía el corte.

La ropa no entraba, el talle XXL no encajaba.

Lu, desesperada, ex modelo publicitaria, empezó a lagrimear.

“Quizás debieras recorrer los localcitos de la calle Avellaneda”_ sugirió despectiva e irónica la empleada del local, de flequillo recto, lentes de contacto, botox en labios, nariz operada, 45 kilos aprox, jeans ajustados, mientras le sacaba las perchas de la mano.

Lu lloró y cerró la cortina.

Enceguecida no pude evitar decirle:

“valés tanto como querés ocultar, barata”

No son los hombres. (no todos al menos)

Son las minas.

Somos nosotras mismas las que acusamos, señalamos, remarcamos.

Los puntos neurálgicos. Los puntos donde duele.

Por suerte no todas, pero las menos son las que no lo hacen.

Y mientras Lu se recupera de su amor perdido a través de las ingestas desmedidas y sus dietas ciclotímicas, nosotras nos cambiamos de local.

A los locales de las hermanas Rosadas.

Lo único que me hizo prometerle Lucero para ir conmigo fue:

“Por favor nada de contestaciones de novela venezolana a las vendedoras”

dejaré mis sueños de Topacio por un rato…


(continuará)

Anuncios

26 comentarios to “ex modelo 1”

  1. Marcelo 5 noviembre 2009 a 1:42 AM #

    No es que yo sea un un genio, pero en mi vida me pasaron muchas cosas….
    Tengo 50, años hago dieta desde los 15. Por mas que les des vueltas siempre es la dieta de Para Ti del año 74 !!!!
    Madame a Lu que te la dejo un bombón otra vez !!!

    Cariños

    PIPUS

  2. Menage 5 noviembre 2009 a 1:46 AM #

    oh my goddddddd
    quedé mudo.
    Pipus, que haces despierto?

  3. Superchic 5 noviembre 2009 a 2:13 AM #

    Amorosa la vendedora. Cuando sea grande quiero se como ella.
    sobre todo por el cerebro que tiene

    • carlayork 5 noviembre 2009 a 9:27 PM #

      hay que hacer un boicot con estos locales que contratan estas minas!!

  4. morgolock 5 noviembre 2009 a 8:00 AM #

    $1200 un pulover…….

    • carlayork 5 noviembre 2009 a 9:27 PM #

      ahi es darling, por eso tenemos que ser muy creativassssss

  5. @NatyMH 5 noviembre 2009 a 2:52 PM #

    Soy de las que sufre por el peso, la talla y la figura, no lo puedo negar… Por eso creo que la pobre Lu erró estrategia. 18 kilos son demasiado, con 18 kilos es mas dificil conseguir un clavo que le saque al ex novioi… Ahora… Las mujeres siempre seremos bitches entre nosotras… Màs sin son venededoras de boutique de moda
    Buen post!!!

    • carlayork 5 noviembre 2009 a 9:29 PM #

      Gracias Naty!!! está luchando Lucero y está mucho mejor por suerte!!

  6. cv253 5 noviembre 2009 a 3:49 PM #

    Siempre crei que las mujeres no se visten para gustarle a los hombres sino para competir y gustarle a otras mujeres. Son duras, venenosas con las otras mujeres. Lo de tu amiga depende de ella, de querer cambiar.

    • carlayork 5 noviembre 2009 a 9:30 PM #

      no estoy del todo segura…yo creo que nos vestimos para hombres y mujeres. Y somos duras y venenosas si, pero ustedes no se salvan mi querido!!!

  7. La 5 noviembre 2009 a 6:47 PM #

    uffff la ropa que no entra….yo tengo el mismo problema y un día mi madre le contestó con un discurso de media hora a la vendedora que se río de mí porque una pollera me quedaba fea jajajajjjajj
    y sí, las mujeres son (somos) bien yeguas. y hay mucha envidia también. como te envidian todo, agarran tu punto débil y te atacan por ahí. qué se yo…hay que dejarla correr, evitar que nos afecte.
    no estoy de acuerdo con cv253 que depende de ella, de querer cambiar. no todo es tan fácil, no todo es querer y poder, las cosas son más complejas.
    tampoco estoy de acuerdo con quien dice que con 18 kilos de más es más difícil sacar el clavo que saque al otro clavo. yo tengo más de 18 kilos de más, y si a un hombre no le intereso por eso, ese hombre deja de interesarme automáticamente, no me gusta la gente superficial y prejuiciosa. yo y mis kilos de más hemos encontrado miles de clavos y no tan clavos. y sé que hay gente que ha comentado qué hace la gorda casada con el flaco alto de ojos azules. y claro, ni yo me enamoré de él por los ojos azules ni a él le impidieron enamorarse de mí mis kilos de más.
    por otro lado, sí , por motivos relacionados a la salud me parece genial intentar bajar los kilos con una alimentación adecuada y ejercicio físico controlado.
    beso, carla ,bueno tu post!!
    p.d. QUÉ LINDO ES IR DE COMPRAS!!

    • carlayork 5 noviembre 2009 a 9:33 PM #

      La me quedo con esto de cuando envidian, te toman el punto débil, te atacan por el talón de aquiles. Somos así!!!
      Lucero lucha, quiere cambiar, y para salir de la depresión es que empezó a comer como loca. Es una manera, esta todo bien, el punto es sanar. Y por suerte estoy descubriendo que hay hombres que, te aceptan tal cual sos. Los que van por las 90 60 90 no son mi target! hay que cuidarse, coincido con vos para sentirnos bien con nosotras y para nosotras. besossss

  8. Salitou 5 noviembre 2009 a 7:18 PM #

    Hace un par de años, producto de una pelea de pareja ligué algo de una marca de las conocidas con la consigna “tomá, me lo revoleó por la cabeza, cambialo por algo para vos, y feliz cumpleaños”.
    Fui al local de la conocida marca en un conocido shopping de Palermo, elegí una camisa y agarré el talle más grande, un M, que casi casi me cerraba. Le pedí a una vendedora parecida a la que describís en el post si tenía un talle L (no pedí un XXXXXXL), y me dijo que vaya al probador que ya me lo alcanzaba. En el probador me probé la camisa, el regalo que tenía para cambiar, me peiné, me maquillé, mandé sms y no pasaba nada, hasta que pasó una hora reloj posta, me sulfuré y me mandé una de las mías: abrí la cortina y puse el silloncito del probador en el borde de la puerta, y me senté cruzando las piernas hacia el pasillo a esperar que me atendieran.
    No pasaron dos minutos y ya me habían preguntado varias veces si el probador estaba libre, que qué necesitaba y ya estaban llamando a depósito para conseguirme la camisa.
    No había, me pidieron disculpas, igual me llevé algo que me entró, pero que jamás usé.
    A ese lugar no volví nunca más, prefiero toda la vida ir a comprar a la china de a dos cuadras de casa, que tiene cosas re lindas, te recomienda modelos, colores, y a todo lo que te probás o te dice que mejor pruebes otra cosa y te la alcanza o te dice “shi! te hashe más dergada!”

    • carlayork 5 noviembre 2009 a 9:37 PM #

      jajajaja nena que idola!!! sos de las mias!! yo también hago esas cosas, la “tipica loca” no? En fin, hay que armar una campaña contra las vendedoras de local perras. Vamos a postear!! besotesss me encantó tu comment. Vivan las chinas copadas!

  9. Ro. 5 noviembre 2009 a 7:22 PM #

    Me encantó! No por el mal momento que tuvo que pasar tu amiga, sino porque siempre hay algo que nos saca la depresión, en este caso, encontrar que hay lugares mejores, donde no te van a juzgar, pero sí ayudar a sentirte más cómoda.
    Muchos pueden pensar que es superficial fijarse en algo como la ropa (lo dice alguien que compra ropa cada seis meses como mayor frecuencia) pero no lo es, porque eso que nos tapa, a la vez puede dejar ver las cosas lindas que tenemos! Y peor que no encontrar nada que nos siente bien es sentirnos decepcionadas, agredidas por los que no entienden que no todo es afuera, que una tiene derecho a verse bien más allá de unos kilitos.
    Yo fui bastante “rellenita” hasta la adolescencia casi, y es terrible ver que hasta los chicos pueden ser crueles, obviamente que esa “maldad” no sale de sus cabezas, sino que copian lo que ven alrededor.
    Mientras tratamos de cambiar las cosas, sigamos en los locales más coherentes, atendidos por personas 🙂

    • carlayork 5 noviembre 2009 a 9:38 PM #

      Todo lo que nos haga sentirnos bien no es superficial. Hay que continuar con ello también haciéndonos respetar en estos locales de mierda. Yo también sufro los avatares del peso Ro, y no está bueno. Pero una sabe que todo es para sentirnos mejor con nosotras. estoy feliz que te pasaste x aca!

  10. mobtomas 7 noviembre 2009 a 11:55 AM #

    ¡UY! Dos puntos de desahogo que comparto. Para combatir el estrés como y compro, aunque a veces salgo a caminar. Últimamente en vez de andar, ruedo, pero no como torero sino como tonel sin timonel. Una solución que veo es… no llevar ni tarjeta ni dinero, así si veo una comida o una compra compulsiva “como los machos” o “como las mujeres centradas”, me aguanto. Supongo que en tiempos previos a las tarjetas de crédito y al dinero, la gente iba a ver gladiadores o se probaba hojas de árbol. El estrés debió ser mucho entonces. También he llegado a sospechar muchas veces que quienes más critican a las mujeres son otras mujeres. Hmmm Woman is the nigger of the world, dijo Lennon aceptando culpas machistas y misóginas en general (por género), pero igual si somos así es porque a lo mejor ‘nuestras madres’ (aunque dicen que sólo hay una), nos enseñaron. Tu historia me dejó algo melancólico. Saludos.

    • carlayork 9 noviembre 2009 a 8:59 PM #

      No a la melancolía negativa! Si a los buenos recuerdos Mob.

  11. bubu 7 noviembre 2009 a 6:51 PM #

    Me gusta mucho tu blog, interesante. Te invito a pasarte por el mío. UN BESAZO desde España.

    http://www.mydarlingbubu.com/

  12. RL 8 noviembre 2009 a 5:12 PM #

    En realidad (supongo que con este introito Carla empezará a sospechar quien comenta) no sabía si escribir o no. No soy adepto a la blogósfera. Pero no pude dejar pasar la oportunidad.
    Debo admitir que me retorcí con disimulo durante un buen rato al repasar el doloroso periplo de Carla y Luli. No puedo creer que se desangren en excursiones masoquistas, deambulando por esos ex barrios porteños rebautizados por obra y gracia del snobismo de turno.
    No sé cuando Luli va a entender que lo que mejor le queda no se compra en piringundines devenidos en locales de moda alternativa. Lo que mejor le queda no se compra. Lo que mejor le queda es su inteligencia. Afortunadamente es XXL, de tamaño tan poco habitual en el mercado como su calidad humana. En este razonamiento corro con ventaja: conocí a Luli cuando ya era un ex modelo. No tuve que lidiar con su imagen del pasado. Cuando nos presentaron ella ya era una mujer brillante.
    Supongo que Carla estará ensayando el contraataque contra este idealista a-corporal. No hace falta. No soy inmune a la belleza física de las mujeres, todo lo contrario.
    Tampoco me desvela su imagen del futuro. No hace falta que nos juntemos con Luli a tomar un café dentro de 20 años para descubrir cuantas cosas no van a estar en su lugar para ese entonces. No importa porque descuento que su carisma y magnetismo me mantendrá atornillado a la silla, con un par de cafés fríos esperando para siempre, escuchándola más de la cuenta, tal y como sucede hoy. Y si su talla XG amenaza con despedirme no dudo que buscaré al mozo con la vista para pedir otro café y así demorar la ocasión y quedarme con ella un rato más.

    Aprovecho este comentario para felicitar a Carla por la mención obtenida en el portal del MSN como una de las mujeres que marcan el camino en este submundo de los blogs
    También hago uso del espacio para agradecer a Marcelo, Lady y Vivi que comentaron favorablemente el post “el de las Causas Perdidas” en donde Carla adosa un cuento de quien suscribe.
    Por último aprovecho para aclararle a Carla algunas de sus imprecisiones en ese post (si no lo leyeron no se que esperan…)
    Yo no me autodenomino amigo de Carla
    Soy amigo de Carla, aunque sospecho que ella tiene algo que ver en la demora de la certificación.
    Los cuentos (que no son tanto) los escribí yo, pero son tuyos. Yo te los regalé.
    Supongo que ya te recuperaste del asombro de que entré en tu blog. Entoces te saludo

    Atte

    Ramiro López

    • carlayork 9 noviembre 2009 a 9:41 PM #

      Uffff, que cabrona me puso este comment… Lejos del masoquismo, un placer. El contexto snob es indistinto, es variable, lo mismo que un contexto “barrial” tampoco hace quien soy. Somos lo que somos, o al menos en mi caso.
      Tampoco creo que toda la inteligencia de Luli no cuadre con su bienestar. Porque lo uno o lo otro? POrque de eso hablamos: de sentirse bien en el exterior, no para ser modelo, sino para amarse completamente, no importa los kilos que tengas, la medida que refleje tu bienestar interno y no esa carga de grasa que denota tu sufrimiento en el alma, al menos en Luli.
      A veces una ropa no es más que querer sentirnos más lindas (y porque ello está mal?) Así como critico la superficialidad , no me gusta la entronización del interior que oculta, que nuestro cuerpo también es importante, está, también somos nosotros. Nos da placer, nos permite acariciar, abrazar, contener, nos exterioriza, nos hace agradables, nos ayuda a demostrar una sonrisa, un sentimiento. El cuerpo está. No hay que castigarlo ni negandolo ni “hacer como que no está” ni adelgazandolo para someterlo a dictaduras de moda. El bienestar en el punto que nos haga bien, cualquiera sea ese peso. No al adiestramiento del cuerpo: ya sea para callarlo y taparlo, ya sea para exhibirlo como fetiche, solo para que armoniosamente también el sea yo. Me hace acordar todas estas reflexiones a la partición cartesiana mente-cuerpo (cómo nos jodió!!!) Gracias por los elogios, alguno que otro me conmovió más que mucho. Ese café, aunque frío, lo aceptaré con mucho gusto en 20 años.

  13. Lady 8 noviembre 2009 a 8:26 PM #

    Alguna vez me dijeron que a las mujeres nos falta sentido gremial. Somos nosotras las que tildamos a las otras de mosquitas muertas, perras, gordas, feas, etc.

    No creo que sea algo tan extremo como lo decía esta persona, pero creo que tiene bastante razón.

    Besos

  14. Marcelo 10 noviembre 2009 a 1:05 AM #

    Por favor chicas, no enloquecer, aflojen con las dietas paranoicas, no les den bola a las flacas patéticas esas que son modelos de no se que… modelos de hambre….
    Una cosa es estar seriamente excedida de peso y otra es tener unos kilitos de más.
    Siempre está bueno que una mujer tenga un cuerpo con curvas y una pequeña pancita no solo no molesta si no que es divertida para darle unos besitos!!
    Cariños
    PIPUS

    • carlayork 10 noviembre 2009 a 1:46 AM #

      jajaja gracias pipus siempre un galán. Siempre.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Luli y su papá « Deja Correr el Río - 29 noviembre 2009

    […] 29 Noviembre 2009 · Dejar un comentario …continuación de post : Ex modelo 1 […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: