Archivo | 1:40 AM

diario, primer amor

10 Nov
Only the deepest love will persuade me into matrimony”
 
Elizabeth Bennet- Pride and Prejudice


...

Diario, julio de 1997

…Y me acompañó en la bici violeta. Salíamos de nuestras obligaciones parroquiales, ingenuos, tímidos. Él con su bici, yo con mis calzas cortísimas al borde del escándalo y mi buzo estilo hockeyano. Hace un año ya de nuestra amistad. Cada vez lo extraño más.

“Me gusta mi mejor amigo. Esto es un drama. No me va a dar bola nunca”_ dije  a Vera.

“Nena, está con vos, no te das cuenta como te mira?

“Todas están enamoradas de él” Justo a mi?

“Si nena, está con vos. Todos lo sabemos menos vos. El otro día casi se mata a piñas con J.”

“Pero eso es por amistad”

“Pleaseeee, so naif”

Siempre mis amigas creyeron más en mí que yo misma, esto se iría marcando con los años. El examen de realidad no me confirmaba los hechos.

Hasta que ese día, domingo, en el bar de la esquina, mientras le temblaban las rodillas, me pidió de salir.

Si, le dije emocionada.

“Sos el equivalente a mi felicidad”_ tiró al aire, como si nada,  sin poder sostener la mirada.

Pero de la teoría, del bla bla,  no pasaba al acto. Me llevó a casa, y no me daba un beso. Yo nerviosa, crecía mi irritación.

“Estamos saliendo! No me vas  dar un beso?”_ lo increpé.

Se puso rojo.

Entonces el beso se lo di yo.

Años después, ya novios comprometidos, me confesó “nunca te voy a perdonar cómo me avanzaste” “pero quiero estar con vos toda la vida de todas maneras, aunque seas tan atrevida”

Mariano, mi primer amor. El del aprendizaje inocente, el del compañerismo desmedido.

A quien dejé en Ezeiza una mañana de enero rumbo a la Europa de mis sueños, en lágrimas, con promesas de extrañar.

No sabíamos que mi sed de aventura y de buscar nuevos horizontes, de crecer, de aprender, eran más fuerte que mis dudas.

No sabíamos que nuestras edades y el contexto de rigurosidad de clanes y elites en los que habíamos crecido condicionaba, al despertar de ese mal sueño, nuestra sed por buscar “algo más”.

No sabíamos que las tierras griegas traerían efectivamente una tragedia dionisíaca con nombre masculino.

No sabíamos que, al regreso, seríamos dos perfectos y completos extraños.

La malévola y tramposa influencia bennetiana de la infancia.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: