Archivo | 2:06 AM

Diario de Carla, agosto de 2006

15 Nov

Ayer por la tarde tuve un sueño. Últimamente duermo mucho, en cualquier lado, hasta en los que no debo.

Soñé que iba en colectivo, y que había encontrado al amor.

No le veía la cara, pero sabía quién era.

Siempre fuiste vos, yo le decía

Nos habíamos encontrado.

Pero teníamos que escapar y huir de algo terrible que nos perseguía.

El mal acechaba.

Acechaba en nuestras almas, en nuestras conciencias.

Al fin y al cabo eran épocas más que difíciles para Juan y yo.

De repente, corrí.

Y tenía en la mano una jaula con un canario muy amarillo.

Seguí corriendo con la jaula en la mano, protegiéndola.

Y ya llegaba, estaba a punto de llegar. Falta poco, un poco más.

Pero a medida que corría, la jaula se iba rompiendo, y el canario se iba amarronando, secando.

Hasta que llegue a una cima. Miro hacia abajo, y había muchas escaleras por bajar.

Ya llego, ya llego. Iba rápido, rápido, como si más rápido haría que el proceso de detuviera.

Adónde llegaría para salvar al canario?

Seguía para abajo matando escalones.

La jaula se rompió y se me cayo el canario

El canario estaba patas para arriba, y ya estaba por cerrar los ojos.

Y cayo encima de un águila o cóndor, no pude distinguirlo

El águila empezó a abrir los ojos.

Y me quede mirando la muerte venir, sin hacer nada, sin poder hacer nada, paralizada

No pude llegar, no pude salvarlo. Se fue sin mí.

Lo que no me di cuenta es en qué momento empecé a correr sola.

La pérdida de un bebé

VER http://www.geosalud.com/embarazo/aborto_espontaneo.htm


Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: