Luli y su papá

29 Nov

…continuación de post :  Ex modelo 1

A father is always making his baby into a little woman.  And when she is a woman he turns her back again”  ~Enid Bagnold

Arremetí contra Luli diciéndole la clásica:

“No te preocupes por estas yeguas resentidas, la apariencia física está sobrevalorada”

“El que te quiere te va a querer así, con 18 kilos más o menos, esto no suma. El resto es cotillón”

“El mejor sexo de mi vida lo tuve con kilos demás, con eso te digo todo”

“Ya te vas a poner diosa de nuevo. Y linda sos igual”

Yo sabía que en realidad no le importaba tanto su sobrepeso como su malestar interior, y cómo este se expresa siempre afuera. Y no obvio lo importante que es para todas sentirnos lindas. Es intrínseco a lo femenino. No está atado a un número en la balanza. Sino a la correspondencia entre interior y exterior. Pero a veces solo hay que contener y hacer refuerzo yoico.

Luli me dejó en el bar y se dirigió a su terapia.  Tiró el bolso sobre el diván, sin poder refrenar las lágrimas y le contó, alterada, Word for Word, a su terapeuta, el episodio en el local del shopping.

Extendiéndose en por qué, aún ya recuperada de su relación nefasta con ese ex que la dejó así, no podía sostener una dieta.

“No puedo volver atrás”- Tiró, agitando las manos sobre el diván.

“A medida que me abandonaba, yo ganaba peso”

“Cómo puedo compensar, siento que estoy pagando algo a veces”

Los que somos licenciados en psicología nos regocijamos en las palabras que uno escucha a través de la asociación libre, sobre todo sin diván de por medio, todos los días, a todas horas.

“Luli, como bien dijiste no podés volver el tiempo atrás. No podés hacer todo distinto, no podés recuperar lo que perdiste. No se compensa el pasado. No se paga ni se compensa en la balanza ganando kilos ni sumando penas ni culpas. Tenés que asumir el presente para reconstruir el futuro. Las personas viven sosteniendo presentes inexistentes” _ hizo la intervención terapéutica la psicóloga.

Luli en silencio. Las palabras no salían. Los pensamientos la avasallaban.

La famosa distancia entre el pensar y el decir de Freud.

“Luli, decí lo primero que se te ocurra, aunque creas que no tiene que ver con nada”

“Papá y yo fuimos al río hace 10 años”_ escupió.

“si…”_ te escucho.

“ Papá y yo éramos bastante unidos antes. Yo de chica esperaba siempre la hora a la que llegara. Era como mi salvador. Del aburrimiento diario, del tedio, del abandono. De la dictadura, de la frustración. Era mi hora favorita del día, su llegada, y salía corriendo a abrazarlo. A partir de ese momento, todo era felicidad. Un Edipo de mierda. Yo siempre, en el fondo, sentía un poco de lástima por él. Sentía que el hacía todo por hacernos felices, notaba ese esfuerzo extra por contentar a mamá, por hacernos reír, como una dosis de esfuerzo innecesario que yo no compraba, a pesar de ser muy chica”

“Entonces, lo obvio. Quería colaborar con el. Mi amor por el, hizo que poco a poco yo ayudara en la farsa, con mi sonrisa. Sonrisa que el siempre elogiaba, sosteniendo la escena de familia perfecta con mis dientes blancos, mis labios de frutilla y mis ojos de distinto color. Ahora que me acuerdo, se me cruza una imagen”

“Cuál?”

“El bautismo de mi tercer hermana. Mamá tenía uno de sus berrinches, egoístas, incomprensibles. Inmaduros. Sin justificación, que años después entendí que eran ataques de frustración. Se había enojado por una boludez, y todos teníamos que correr atrás de ella. Empañó todo el festejo. Toda la alegría. Porque ella misma no puede disfrutar. A mis 8 años recuerdo sentir, realmente sentir que mamá era más chica que yo. Lo que estaba mal, muy mal. Yo estaba enojada con ella, porque tenía que arruinarlo todo. Si la farsa estaba bien. Claro que en esa época yo no pensaba que era una farsa.”

“Sacaron la foto, y aun hoy la tengo en mi agenda. Si la vieras…es tan clara…

Mi sonrisa perfecta, tomando a papá de la mano.

Papá sonriendo, adecuado, justo, ubicado.

Mamá y mi otra hermana, con la peor cara.”

“10 años después, papá me llevó al río, me pidió disculpas. En su modo errático. Yo no entendía nada.”

Papá no es de pedir disculpas ni de muchas palabras.

“Yo que quería protegerlas, aprendí tarde, que no se puede proteger de todo, que yo no era suficiente. Que todo, absolutamente todo se paga.  Pero lo que no sabía, es que ibas a pagar vos. Ocupando lugares que no te corresponden, queriendo compensar, funciones que no te atañen, sosteniendo mi infelicidad.

“Papá, yo soy feliz, no te preocupes por mi”_ dije, autòmata y bien aprendida.

“Le Sostuve la mano, con la mirada fuerte y sonreí. Papá ama mi sonrisa.”

“Compensando su vida con la mía. Pagando su precio por mi felicidad”_ hilaba Luli sobre el diván, comprendiendo, abriendo los ojos.


Al lunes siguiente Luli empezó la dieta.

Anuncios

24 comentarios to “Luli y su papá”

  1. @NatyMH 29 noviembre 2009 a 5:24 PM #

    Me encanta. Increible… Edipos de mierda. El mio era casi igual de complicado.. gracias!

    • carlayork 1 diciembre 2009 a 1:43 AM #

      usted lo dijo muy bien! pero el edipo es irremediable…

  2. verasmith 29 noviembre 2009 a 5:34 PM #

    Me siento tan identificada que si no se si esto le pasó a Luli o me pasó a mi. Oh Dios. Mañana empiezo de nuevo la dieta.

    • carlayork 1 diciembre 2009 a 1:43 AM #

      yo me shockee tanto cdo me lo contó Luli que empecé también! manzanas a full

  3. Lady 29 noviembre 2009 a 9:55 PM #

    Qué historia fuerte y complicada. Las relaciones familiares marcan nuestra vida, nos forjan como personas, tanto para bien como para mal.

    Está en nosotros dar un paso adelante y poder comprenderlas, y comprendernos. No podemos estar peleados con nosotros mismos por mucho tiempo.

    Me alegro por Luli.

    Besos

  4. La 29 noviembre 2009 a 11:00 PM #

    qué fuerte
    qué fuerte
    qué fuerte
    me quedo pensando todo para mí
    pensando mucho
    besos
    lali

  5. Daniel 30 noviembre 2009 a 12:05 AM #

    La libre asociación da para todo. Por fortuna!!! porque sino no podría comentar este post!!! Qué podés decir cuando tenes al frente toda la descarga de realidad y específicamente cuando la realidad se torna “Edípica” !!

    Lo bueno es que al final hay una suerte de epifanía y que Luli probablemente se haya sentido más liviana y haya liberado algo de felicidad para sí!! La dieta colateral

    Abrazo, York!!

  6. Camiluch 30 noviembre 2009 a 1:00 AM #

    Muy fuerte, pero pasan esas cosas y mas de lo que una se imagina.

    Besos

    • carlayork 1 diciembre 2009 a 1:44 AM #

      si, solo que la mayoría las ignoramos, solo salen a la luz en análisis, y no siempre queremos saber no?

  7. santiago 30 noviembre 2009 a 7:02 AM #

    Destrabar algunas llaves, claves, ilusiones.
    Descargar algunas mochilas, Cruces,
    Descubrir nuevos senderos o redescubrir de los viejos olvidados.
    Uno pone lo mejor, a veces lo hace por los motivos equivocados, otras veces aquellos motivos correctos simplemente desaparecen y uno sigue ahi, de pie y de frente, soportando la tormenta.
    Nunca es tarde, no mientras te des cuenta que las decisiones que estas tomando vienen de adentro.
    Hace un lunes hermoso, ideal para empezar la Dieta.
    Cariños, Santiago.

    • carlayork 1 diciembre 2009 a 1:45 AM #

      besos Santi, me encanta que estés pasando seguido por aca!

  8. Vivi 30 noviembre 2009 a 9:41 AM #

    “Los que somos licenciados en psicología nos regocijamos en las palabras que uno escucha a través de la asociación libre, sobre todo sin diván de por medio, todos los días, a todas horas.”
    Y sí, a veces trato de no escuchar lo que escucho…en general, fuera del dispositivo terapéutico, prefiero no escuchar…pero es imposible. Escucho siempre. Y lo peor del caso es que, cual boxeador, tengo la trompada prohibida.
    Las palabras adultas que dan explicaciones acotadas a las experiencias de nuestra infancia, siempre tienen algo de falta, de poco, de imprecisión, pero es una suerte que estén!!!!!
    Buena semana Carluchi!!!

    • carlayork 1 diciembre 2009 a 1:45 AM #

      “cual boxeador, tengo la trompada prohibida” deberías abrirte un blog Vivi.

  9. pau 1 diciembre 2009 a 10:11 AM #

    muy fuerte, muy real…
    como los padres a veces trasladan toda esa frustracion, ese egoismo, ese abandono…

    me gusto carla!!! ( como siempre)

  10. Laura 2 diciembre 2009 a 6:09 PM #

    Me gustó mucho este post porque hiló de manera excelente muchos temas que fluían a través de la escritura. Y además me dejó pensando, por supuesto, de hecho, soñé con mi pasado y en qué punto ciertas partes de lo contado me identifican.
    Como dice Vivi, mucha asociación libre.
    Hermoso
    Gracias Carla!

    • carlayork 4 diciembre 2009 a 8:40 PM #

      Es un post este que genero mucho “pensamiento” en muchas. Yo cuando lo escuche de Lu, tambien me movilizo mucho. Gracias Lau

  11. La Muñe 4 diciembre 2009 a 8:05 PM #

    Hermoso! Poder realmente entender y cambiar. Pocas veces se da así.

    • carlayork 4 diciembre 2009 a 8:41 PM #

      es doloroso, sin embargo el proceso. Pero luego se vuelve a construir. besos!

  12. Marcelo 5 diciembre 2009 a 6:09 PM #

    Wow que fuerte…este post me hace pensar en la relación que tengo yo con mis hijas.
    En realidad con las chicas tengo un lazo afectivo muy fuerte y muy sincero, hoy tienen ya 20 y 18 años y se las ve muy bien…son estudiosas, alegres, confidentes, muy compinches entre ellas y conmigo.
    Me parece que el Edipo no las ha afectado para mal.
    Lo que si estoy seguro es que todavía no he comenzado mi dieta y ya tenemos el verano encima jajajaaa

    Cariños

    PIPUS

    • carlayork 6 diciembre 2009 a 2:30 PM #

      jajajaja no todo el edipo es siempre malo! Yo la verdad tengo un edipo genial, solo q a veces es tan alto, tan ideal que es muy dificil alcanzarlo.

Trackbacks/Pingbacks

  1. uberVU - social comments - 30 noviembre 2009

    Social comments and analytics for this post…

    This post was mentioned on Twitter by Vera Smith: me enantoooooo RT @carla_york: @verita_smith https://dejacorrerelrio.wordpress.com/2009/11/29/luli-y-su-papa/ sobre dietas y padres edipicos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: