la carnada

16 Dic

“Andábamos sin buscarnos, pero sabiendo que andábamos para encontrarnos”
— Julio Cortázar (Rayuela)

Y entre culpas, y mi primer desvío en la recta trazada por mis modelos geométricos, rígidos, que no admitían ninguna posibilidad certera de bifurcación, me debatía entre el deber y el sentir.

A lo lejos mi primer amor, entre llamados de alto costo, me reclamaba.

Yo, en Atenas, recorriendo el barrio Plaka, con él.

Riendo, abrazándonos, sin que pase nada. Resistiendo, siendo fuerte, entera.

Tomamos el buque a Mykonos, y la magia insistía.

Pero siempre fui una persona de una rectitud complicada y sufrida, al menos hasta mis 22.

Esa mañana, como siempre, desayunamos todos juntos; chilenos, uruguayos, argentinos, él y yo.

Car, venite un segundo, no me siento bien_ me reclamó

Y me contó su historia de desamor belga (siempre internacional la cosa)

Yo caí en la trampa, mostrando empatía, compasión, y todas esas pseudo virtudes piadosas que a veces tenemos ciertas mujeres, buscando consolar. Trampa.

“Y yo le leí el capítulo 7pero no aflojó”

“Qué capítulo 7? De qué hablás nene?”

La carnada picó.

Abrió el libro que tenía detrás, y en el pasillo, me miró intensamente y me lo leyó.

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.

Mientras, el teléfono argentino sonaba, y no atendí, por primera vez.

Anuncios

18 comentarios to “la carnada”

  1. SC 16 diciembre 2009 a 1:04 AM #

    Los hombres no hacemos esas cosas ni con, ni por maldad, pero a veces no queda otra alternativa (o mas dulce) que endulzar el oido de quien esta hambriento. Claro que los hay viles, y peor, los hay tontos. Reconozco que en cualquier caso, nadie cae en una trampa (y por ello la carnada) sin tener en algun lado, el deseo incontenible de encontrar una.
    Al fin y al cabo, lo que no mata te hace mas fuerte y no se puede disfrutar un buen plato de comida, sin haber pasado por lo menos una vez hambre de verdad.
    ¿Guacha (con cariño) como haces para convencerme a la 01 Am, de leer y mas, de vencer las barreras racionales que normalmente me llevarian a pensar pero no decir / escribir?
    Y por eso, solo las iniciales.

    • carlayork 17 diciembre 2009 a 1:25 AM #

      Reconozco que caí en la trampa porque quise. Si.
      Ahora SC, me halaga que te haya causado ese efecto mi texto, que hayas trascendido el pensamiento….y que hayas tenido que si o si escribir. Sera Cortazar? NO creo que sea yo…

  2. La 16 diciembre 2009 a 8:54 AM #

    no hay posible entereza que te haga resistirte a eso! (y menos si el que te lo leyó es uruguayo jajajj)
    besou

  3. Vivi 16 diciembre 2009 a 10:56 AM #

    Trampa. Pero trampa de esas que calan y embriagan. Las trampas tienen ese doble sentido, una cayó desde mucho antes, es más, hasta colaboró en la confección, la vio venir, se alejó, volvió a acercarse, intentó escaparse pero para no lograrlo se ató de un brazo a esa trampa dulce y ensordecedora para luego decir “sos un tramposo” y creer salir indemne…
    Las trampas son propias e internas…y nos encantan. Lástima que a veces pueden ser mortales.

    Excelente post querida Carla (as always!!), se me aceleró el corazón. Wow.

    • carlayork 17 diciembre 2009 a 1:26 AM #

      Es inevitable ir confeccionando la trampa no? es muy divertido y excitante en un punto!!! Hasta que son mortales =P

  4. Eric 2.0 16 diciembre 2009 a 12:48 PM #

    jaaaaa muy buen post!!
    A los 20, Cortázar es una fija para el levante. Después empieza a fallar, y creo que no llega a los treinta. De cualquier manera, qué bien escribe Cortázar (y no me extraña, y me alegra, que no hayas resultado línea recta al final!).

    • carlayork 17 diciembre 2009 a 1:27 AM #

      jajaja es verdad, no creo que eso solo sirva hoy para hacerme caer en ninguna trampa..mucha agua bajo el río paso, y hacen falta más estímulos…(te deje un comment en tu blog y no lo veo aprobado…)

  5. verasmith 17 diciembre 2009 a 6:50 AM #

    yo también cedí ante ese Cortazar. Es infalible.
    Y también lo usó Duilio con India… caemos todas de forma irremediable.

  6. Robert 17 diciembre 2009 a 8:56 AM #

    Toda historia de infidelidad no me termina de conmover, por más que esté muy bien narrada como ésta. Me es imposible no imaginarme en el papel de tu novio en Argentina llamándote mientras vos tenés la atención en otro, porque simplemente no se merecía eso.

    El egocentrismo que hay en un engaño es demasiado grande. Una jugada sucia de él sabiendo que te ponía en la espada y la pared. Pero no es algo atípico lamentablemente.

    Pero bue… me cuesta dejar de lado el cuadro de infidelidad pero el texto de Cortázar es excelente y está bien usado como táctica para levantar. Aunque lamento que hayas sido carnada.

    Besos y pido perdón por mi rectitud moral que a veces me nubla un poco jaja (y q a su vez me ha hecho perder grandes oportunidades de conocer mujeres).

    • carlayork 17 diciembre 2009 a 9:03 AM #

      jajaja todo bien Robert, gracias x comentar, me gusta cuando también oponen mi visión. Dos cuestiones: no sabemos como terminó la historia, la voy contando muy de a poco. Y la otra es, simplemente, que es inevitable que la excitación, la atracción por un otro, sea egocéntrica. Espero que pases más seguido!

      • Robert 17 diciembre 2009 a 11:34 AM #

        Es verdad que no se como termina la historia, sin duda alguna estoy prejuzgando. Y me paso seguido, pero casi nunca comento!.

  7. Eric 2.0 18 diciembre 2009 a 11:17 AM #

    Muy cierto lo de que hacen falta más estímulos, con el teimpo Cortázar (y otras estrategias por el estilo, que antes eran fundamentales), se transforman en un mero adorno…

    (Qué raro lo de los comments, no tengo habilitada la moderación de comentarios, pero a veces se cuelga blogger y pasan estas cosas!!)

    • carlayork 18 diciembre 2009 a 12:35 PM #

      Jajaja ahora me leen Cortazar y ya desconfio!!! los años, los años (si, rarisimo, hoy me acepto el comment re facil) Ya estoy esbozando algo de lo nuestro!

  8. Regina Rauda 21 enero 2010 a 10:50 AM #

    Con trampitas así…. je je je

Trackbacks/Pingbacks

  1. Tweets that mention la carnada « Deja Correr el Río -- Topsy.com - 16 diciembre 2009

    […] This post was mentioned on Twitter by Carla York, Yany. Yany said: RT @carla_york: post express https://dejacorrerelrio.wordpress.com/2009/12/16/la-carnada/ "la carnada" […]

  2. uberVU - social comments - 16 diciembre 2009

    Social comments and analytics for this post…

    This post was mentioned on Twitter by carla_york: post express https://dejacorrerelrio.wordpress.com/2009/12/16/la-carnada/ “la carnada”…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: