relaciones no tipificadas

19 Feb

“Sabemos que existen personas, objetos, ideas pero este conocimiento sólo es aprehensible por medio del lenguaje que hace las veces de mediador, introduciendo al símbolo como creador de la realidad propiamente humana, y despojando al sujeto de una relación “instintiva” o “natural” con el mundo. “El símbolo se manifiesta en primer lugar como asesinato de la cosa”, con lo que el lenguaje establece un ordenamiento en la experiencia humana que Lacan denominó como orden simbólico y que, anudado a lo imaginario y lo real, conforma la estructura subjetiva del hombre. ”

Lic. Quiroga, sobre la teoría lacaniana

Las palabras siempre son una trampa. Las palabras encapsulan, atrapan, definen de antemano.

Y dejan por fuera todo el peso de un sin numero de sensaciones, sentimientos, asimetrías, conductas, reglas y no reglas.

Ya lo decía Lacan, y siendo consciente de caer en la trampa de su teoría (teoría como un simple recorte de la realidad hecha con la misma mentira de las palabras), que somos esclavos del lenguaje y es el precio del devenir seres simbólicos y el acceso a la cultura. Las palabras son un muro con la realidad, nunca pasible de ser aprehendida.

La palabra define un significado. Y aquí la emboscada.  El significado escrito en un diccionario confunde cuando lo que se siente o las reglas consensuadas en el lenguaje no encajan perfectamente en tal acepción.

Tomo por ejemplo la palabra amistad.

Amistad es tan variada en su definición como relaciones tengas. Las relaciones son siempre asimétricas. Amistad es tan diferente como personas a quienes se te ocurra nombrar como amigas.

Esto es algo que aprendí con el tiempo. Hace diez años demandaba una simetría y correspondencia en un quantum de horas, de dedicación, de comprensión, que solo lleva a la desilusión y al fracaso.

Con los años, aprendí a disfrutar lo que me da cada relación. Sin definir siempre, porque al definir sobreviene inevitablemente la desilusión. Nadie nos puede dar todo, nadie puede comprender todo, nadie puede satisfacer plenamente. La frustración está siempre a la orden del día.

Hay relaciones donde siempre es uno el que da más, y el otro siempre da menos. Y aún  así se aceptan y está bien.

Otras veces el mismo patrón deriva en el fin de la relación. A uno le aceptamos la asimetría, a otros no. En otros duele demasiado.

Hay relaciones que son espacio afectivo, contenedor, y de vez en cuando irrumpe la distancia. No encajan nuestras necesidades con las del otro.

Hay relaciones que se viven intensamente con tormentas temporales.

Hay relaciones tranquilas, armónicas, donde nunca hay tormentas sino siempre brisas suaves. Pero nunca emociones fuertes.

Incluso aprendí que aun aprendiendo esto, no puedo pretender que el otro lo vea de la misma manera.

Yo  Carla descanso en las relaciones no tipificadas. Donde no quedo atrapada en las reglas de lo que debe ser de acuerdo al diccionario de turno, sobre como debo comportarme, que se supone que debo hacer y demás yerbas de etiqueta. Las relaciones no tipificadas, no clasifica-bles, son un espacio donde no hay un compromiso u obligación constante.

Pero sigo pensando, cuando no,  y hay un riesgo.

Descansar demasiado en las relaciones no tipificadas en una suerte de hippismo del afecto, donde tomo de cada uno lo que me sirve, lleva al no cambio permanente.

Es una buena manera de nunca cambiar absolutamente nada y nunca tener confictos, cambios, errores, riesgos.

Vuelvo a entrar en una trampa. El hecho de saberla una trampa consciente, es la única ganancia.

Aun así, elijo no caer en una suerte de pseudovida  donde esta se componga de piezas de rompecabezas de personas,  donde cada uno me da una parte que me sirve. Eso sería una versión utilitaria y cómoda, oportunista del vivir. Hacer de cuenta para que no cambie nunca nada.

Elijo si, creer que la razón por las que escapo y omito con algunos, reglas que a otros no dejo pasar, donde acepto, donde transijo, donde concedo, soslayo, no tiene otro motivo que el mero hecho de que la razón por la que lo hago no deviene de la razón.

Sino de la simpleza de sentir, sin emboscadas hechas de palabras.

Anuncios

27 comentarios to “relaciones no tipificadas”

  1. @Nachitous 19 febrero 2010 a 1:01 AM #

    Otra vez me cagaste con el post… 😛
    Y no estoy taaan en desacuerdo como pense al leer el “preview” en el tweet, aunque si, algo de la discucion de siempre de que una palabra no es mas que eso, y sirve para comunicar, en este caso mejor o peor, y depende tanto de la palabra como de quien la dice, quien la escucha y que es louqe se quiera transmitir.
    Uno puede tener infinidad de relaciones, con cualquier cantidad de personas, y mas de una relacion a la vez con la misma, tengo a mi hermano, y puedo decir que es mi amigo, o no. Mi hermano tambien puede ser mi jefe. Y en ese caso, ¿como tipifico esa relacion? no se puede, primero, porque no es una sola, y no hay una palabra para ese caso, y no, “jefamigono” no es una palabra. Entonces, para mi persona, no necesito clasificar la relacion (o el conjunto), solo saber como me siento respecto a esa persona, que lugar ocupa en mi vida, y cual pienso que ocupo en la suya. Y llegado el caso de tener que transmitir eso, simplemente acotar el conjunto a lo mas representativo dado el contexto y el receptor del mensaje, si es un ambiente laboral, haré mas enfasis en que es mi jefe.
    Ejemplos miles, el/la compañero de laburo/estudio al que le tenes ganas pero no te da bola por mas bien que se lleven, ahi no solo tenes tremenda asimetria, sino que la relacion ni siquiera es la misma para un lado que para el otro, o al menos una de ellas, clasificarlo, imposible, pero llegado el caso, “labura conmigo”, “un/a amigo/a”, “es X”.

    Y eso que soy un maniatico de las etiquetas 😛

    • carlayork 20 febrero 2010 a 5:34 PM #

      Nachi me gusto mucho tu comment porque me entendiste perfectamente. Cuando escribí el post, es tan personal, que pensé que no me iban a captar. Gracias

  2. Regina Rauda 19 febrero 2010 a 6:07 AM #

    Me da envidia eso…yo aún no soy capaz. exigo demasiado, creo… no me conformo con lo que me dan, si quieren ser mis amigos, exijo más , no puedo conformarme quedándome quieta, normalmente evoluciona de modo natural a mejor, casi siempre… más confianza, apego, etc.. pero si no….si me ponen barreras o lo que sea, ciertamente me frustra, tengo un concepto de la amistad muy estricto y me desilusiona cuando no se cumple… Soy consciente de que tengo que cambiarlo, no ser imperativa, no analizarlo todo y sólo sentir…pero cuesta y mucho.

    • carlayork 20 febrero 2010 a 5:36 PM #

      yo no digo que no haya amistades que no exijan más. Yo también exijo, pero lo que me pasa es que aprendí a relajar estructuras en relaciones que no tienen un nombre que las describa perfectamente…Y antes las descartaba, ahora las disfruto. A la inversa, relajé mucho en las relaciones “tipificadas”

  3. verasmith 19 febrero 2010 a 11:39 AM #

    Excelente, rebuscado, absolutista pero cierto.
    Muy a la Miss York

  4. polett 19 febrero 2010 a 1:28 PM #

    Me encanto.

  5. polett 19 febrero 2010 a 2:57 PM #

    Volviéndolo a leer no me pareció rebuscado por el contrario , me pareció sincero y muy realista.
    Cargado de sentimientos.
    Carla se permite tener , y con todo lo q eso implica, relaciones no tipificadas y, en algunos momentos de la vida esas relaciones nos llenan de mucha felicidad sin ninguna etiqueta .
    Lo digo otra vez?? jaj ME ENCANTO!

    • carlayork 20 febrero 2010 a 5:43 PM #

      gracias polett, si, está lleno de sentimientos. Ayuda a ser más feliz ver las cosas de esta manera 😉

  6. rl 19 febrero 2010 a 4:14 PM #

    Hola Carla:
    Devuelvo el doble saludo de hoy y comento tu post.
    No puedo decir que me gusto o no me gustó. Es irrelevante porque es cien por ciento C. Y no se presta a gustos o disgustos, se lee o se ignora.
    Si de lectura se trata, cumplo en comentarte que advierto el tradicional entramado teórico (esta vez lacaniano) que anticipa el despliegue de tus emociones y tus vivencias, verdadero cuerpo y razón de ser de cada post. Entiendo que tu forma de escribir revela como pensás-sentís y que no se puede separar el todo, como no se puede dividir tu post en párrafos sin que pierda su sentido. De todas formas la advertencia de este esqueleto discursivo me reconforta toda vez que el mecanismo de defensa lo hace discurrir en la dirección actual: de la cabeza al cuore. La teoría es solo una explicación previa que antecede sin recortar ni encorsetar el sentimiento. Un cambio en el norte de esta estructura sería triste y poco York: un encabezado a todo pasión anquilosado de a poco hasta cerrar con una fallida explicación teórica, encausadora, escapista y fría.
    A los lectores
    Si alguien desea conocer a Carla York (tomando al vocablo conocer en su acepción más ligera, porque a mi entender nadie conoce completamente a nadie en la vida) que lea y relea este post.
    Si alguien tiene la suerte de alternar con ella en vivo y en directo que lo imprima y lo guarde. Y que lo relea cada vez que una palabra, un gesto, una mirada o un silencio lo llene de preguntas. No asegura respuestas pero ayuda a sobrellevar la incertidumbre.
    Si alguien desea entender a C. que no lea este post ni ningún otro. Si en cambio quieren disfrutar de C, sigan leyendo. Porque el tiempo es un recurso escaso y no renovable y es mejor invertirlo en placeres que gastarlo en quimeras.

    Siempre contribuyendo con sus estadísticas, la saluda sin etiquetas a la vista

    Ramiro López

    PD: Sobre la Otredad. Conozco todos los elementos que me acreditan como miembro de una hermandad que se jacta de ser secreta…e invisible. No voy a ocupar más espacio con dilaciones al respecto.

    • carlayork 20 febrero 2010 a 6:04 PM #

      lo que más me gustó de este comment es que, como creo hace rato, sos una de las personas que más me conoce en tremenda profundidad. Saber que yo siento al igual que pienso así , y que no es pasible de ser separado, que hay algo de defensa pero que es mi manera de ver la realidad, eso me conmueve. Siempre me sorprende cuando alguien me presta más atención que lo que yo creo. Gracias!

  7. Carlos Pirovano 19 febrero 2010 a 7:06 PM #

    A mi modo de ver, tipificar una relación es cerrar un contrato.
    Marido, esposa, novio, novia, amigo/a con/sin derecho a roce, masita, derrape etc. encarnan un implicito de derecho y obligaciones.
    Lo bueno de una relación no tipificada, si es que esto pudiera existir en la realidad dura de todos los días, es que sería puro afecto reciproco sin condiciones. Crearía una autentica relación santa (Donde santo es quien da sin pretender reciprosidad) sostenida unicamente porel placer de dar sin buscar poseer algo a cambio. Sería la verdadera libertad que compromete a partir de su generosidad.
    Reconozco que no las he visto, pero juran por ahí que existen.

    • carlayork 20 febrero 2010 a 6:09 PM #

      Tipificar cierra un contrato, si. No tipificar deja abierto la multiplicidad de tipificaciones posibles. O nunca son tipificables (tengo de ambos tipos). “Cerrar” contrato, me asfixia. Que se entienda: yo tmbn tipifico, aunque mis etiquetas no tienen el peso de un contrato. Tengo elementos fijos en mi vida, pero me gusta dar y que me den margen de acción. El peso de un contrato me parece lleno de obligaciones, como si fuera un papel a representar y me alejo. Prefiero etiquetar como en facebook =P

  8. Catriel 19 febrero 2010 a 11:12 PM #

    Encima al llamarlas “relaciones no tipificadas” ya las estás tipificando :S

    • Catriel 20 febrero 2010 a 12:39 AM #

      Y a mi Lacan siempre me suena a “Perra”: “LA can”

      • carlayork 20 febrero 2010 a 6:10 PM #

        jajaj catrielllll me haces morirrrrrrrrrr. Jajajajajaj LA/ CAN” es re lacaniano tu comment!!!! juaaa.
        Y si, ya al llamarlas asi, las tipifico, jaja pero no puedo escapar del lenguaje….

  9. Monibru 19 febrero 2010 a 11:47 PM #

    En esta ocasión mi estimada twittera psicologa, tengo un gran dilema.Después de leer y releer tu post pensé.Tengo relaciones que no haya tipificado? Me encontré atrapada en la trampa del sr.maestro de lo rebuscado Lacan ( a quien admiro por cierto ),pero la respuesta es NO. Lamentablemente para mi no? Pero es asi, las relaciones que no tienen un significado o una palabra que las defina están ciertamente fuera de mi vida…. Entonces como lograr amar,querer,encariñarse,odiar,detestar,fastidiar,etc; sin tipificar a ese otro? Cómo llevarlo al plano donde realmente no se espere reciprocidad de sentimientos, Sea cual sea ese sentimiento? Me resulta imposible porque la conclusión es que quien realmente no me interesa no lleva el nombre de nada que tenga un significado para mi.
    Voy a hacerme FAN de tu blog,me nutro de leer cosas asi.Gracias Carla.

    • carlayork 20 febrero 2010 a 6:15 PM #

      No tipificar no implica para mi modo de ver y cuando escribí este post, que el otro no posea ningún sentimiento. No fue fácil para mi, ni opino que es lo mejor, fue un descubrimiento frente a estructuradas muy rígidas de descubrir que a veces sentía algo que no encajaba perfectamente en lo que la sociedad o las instituciones esperan, y en vez de salirme, me quedé. En ese lugar. esperé. A veces evolucionó, a veces no, a veces quedó igual y no jode…Me dejé llevar por el sentir más que por el deber. El riesgo de sufrir? si, muy alto. Pero para mi no est na fácil engancharme con el otro…esa es mi historia claro. Moni feliz de q hayas pasado por este espacio!

  10. NatpuntoG 20 febrero 2010 a 2:39 AM #

    Excelente Carla.. como siempre! Me encanta leerte y me comparto muchas cosas de las que decís.
    Besos!

    • carlayork 20 febrero 2010 a 6:24 PM #

      gracias Nats! que bueno el nuevo blog de nats!!!! jajaja pasen y lean!

  11. chapita 21 febrero 2010 a 12:53 PM #

    Gestalt mata galán.

    • carlayork 21 febrero 2010 a 1:24 PM #

      !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! JAJAJAJAJAJAJAAAAAAAAAAAAAAAA

  12. Verito 21 febrero 2010 a 8:30 PM #

    Sí, estoy de acuerdo, hoy hay infinidad de relaciones no tipificadas. Es bueno el ejemplo de la amistad virtual: no es amistad en el sentido clásico, pero qué importantes son hoy esas relaciones en nuestro estilo de vida actual, no? No es solamente el hecho de que nos comunicamos con nuestros amigos más a través de internet que lo que vamos a tomar un café a un bar, sino que ya somos muchos de esos que tenemos varias amistades que comienzan desde el principio en el mundo virtual, gente a la que no le conocemos la cara pero con quien tenemos un ida y vuelta espontáneo e importante. Y pienso que en esos casos es muy válido eso que decís del hippismo en los afectos: hay una idealización que puede no conducir a nada, que puede quedarse congelada viviendo muy cómoda en su mundo de fantasía, no?

    Muy interesante, Carla.

    • carlayork 23 febrero 2010 a 12:57 AM #

      voy a seguir desarrollando el tema Vero…gracias x visitarme!

  13. rl 23 febrero 2010 a 3:57 PM #

    (disculpas anticipadas por ”comentar su comentario” del 20-2. Sé que le molesta cuando entiende que es un exceso de protagonismo en su blog. Para su tranquilidad, nací actor de reparto)

    Estimada C:
    Me reconforta saber que los intentos de acercamiento en pos de un conocimiento siempre parcial no la perturben en demasía y hasta logren conmoverla en el buen sentido del término. Es un pago más que generoso por la difícil (por lo menos para mi) tarea de intentar conocer a una persona toda vez que obliga a bucear siempre en profundidad. En esas condiciones las posibilidades de invadir, vulnerar u ofender, de quebrar el delicado equilibrio de un terreno casi virgen y reservado para pocos impone un respeto reverencial a mitad de camino entre la admiración y el temor. Una experiencia que solo la naturaleza y lo desconocido pueden provocar, especialmente entre voluntariosos inexpertos nacidos en tierra adentro…

    Supongo que por eso muchos se inclinan (a veces debería decir nos inclinamos) por el facilismo del brillo superficial y costero que permite ver con claridad el fondo y hacer pie ante la mínima zozobra; siempre la bocanada salvadora a mano, la playa ahí nomás.
    Si alguna vez me adivina en su orilla, remojándome las patas solo para pasar el rato, no dude en hacérmelo saber (no dudo que lo hará!).

    Para terminar:
    La tremenda profundidad (me quedé pasmado con su definición) es al mismo tiempo la sede del terror abisal y el único acceso posible a un mundo de innegable belleza. En lo que a mí respecta, bien vale la pena el esfuerzo por contemplarlo desde el otro lado del vidrio, en silencio y aunque sólo sea por un rato.

    Se despide Ramiro López, a veces buzo, a veces tímido bañista, siempre en búsqueda del mar.

    PD:
    La atención se gana y se pierde al ritmo del aburrimiento.
    El cariño no se pide, no se explica y menos aún se agradece.
    Ahora sí, sorpréndase con lo que quiera.

Trackbacks/Pingbacks

  1. uberVU - social comments - 19 febrero 2010

    Social comments and analytics for this post…

    This post was mentioned on Twitter by Nachitous: RT @carla_york: https://dejacorrerelrio.wordpress.com/2010/02/19/relaciones-no-tipificadas/ post complicado hoy, lacaniano……

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: