She-ra

16 Mar

Feli se vuelve en horas a Francia. Somos amigas desde muy chicas, y hemos pasado juntas muchas cosas. Juntas, una manera de decir, porque no siempre estuvimos cerca en km.

Pasamos juntas: ls primeras materias, el primer beso, el primer novio, las primer muerte, las primeras peleas, bodas y arroces,  divorcio, separaciones, bebés,  nuevos amores, laburos copados, laburos de mierda,  pero lo que siempre rescato es que, de toda la gente que pasa y no deja huella, o deja pero no se queda a tu lado, siempre ella queda.

La última vez que vino a Argentina no era un buen momento para ninguna de las dos. Nos la pasamos encerradas viendo pelis, pocas actividades sociales, mucha charla, y algunas lágrimas.

Esta vez nos reímos porque nuevamente coincidimos en estar en un momento similar: sentirnos plenas y felices con nuestras vidas, llenas de proyectos, con nuestras aventuras y romances, pero sobre todo muy, pero muy felices de las mujeres que llegamos a ser. Como todo tiene un sentido, por fin, y realmente esa sensación de decir “no cambiaría nada de lo que paso porque todo me hizo la mujer que hoy soy”

Sin querer caer en la onda “me gusta ser mujer” de Nacha Guevara, aprovechamos y por fin realizamos  ese viaje que hacia rato nos habíamos prometido. En una de esas charlas, hablando de los mambos de madre/hija que solían afectarla, me dice

“Yo estoy re She-ra, sabes? Poco puede afectarme como antes, porque yo soy más fuerte, tengo más herramientas, estoy más lucida y puedo manejar las situaciones y las personas con otra calma.”

Me morí de risa. Como la heoína de los cartoon de los 80s, con poderes especiales, por dar una figura al momento de fortaleza que nos encontró juntas.

Hoy me despedí, no se cuando nos volveremos a ver ni como estaremos en ese momento, si será en breve o en 5 años. Al darle el ultimo saludo, hace unas horas, le dije “quien sabe como nos encontrará la vida la próxima vez que te vea a la cara” a lo que Feli me contestó “No importa, si solas, en pareja, con hijos, sin hijos, yo quiero que estemos tan felices como ahora”

Pero mientras volvía manejando a casa, recién, a la madrugada por la autopista, un poco triste por la despedida, (con Aspen a todo volumen, un infaltable), no podia dejar de pensar algo tan trillado pero que no solemos sentir diriamente: que son las personas que tenes en tu vida las que hacen que valga la pena vivirla intensamente.

Buen regreso amiga!

Anuncios

12 comentarios to “She-ra”

  1. Henry 16 marzo 2010 a 1:38 AM #

    Carla,
    Tu amistad con Shera es una de esas amistades que trascienden el tiempo, la distancia y las circunstancias.
    No importa quién dijo, hace tiempo “Serás lo que debas ser o no serás nada”. Tiene un componente bastante Kantiano esta frase, que si no es de él se la atribuyen a algún prócer.
    Serás lo que HAZ de ser… lo que sos en ESENCIA . Pero no hay nada predeterminado en esto. Cuando estudiaba filosofía y teología te decían que la Libertad te acerca a Dios. Ahora que tomé bastante distancia de las prácticas de la religión, digo, que la Libertad te acerca a Dios, jaja. Pero el “truco” está en que Dios no es lo que nos contaron, aunque si es cierto que está en uno. Lo digo por experiencia. Hay un contacto, una sabiduría que la tenemos adentro y que podemos ir descubriendo PERMANENTEMENTE que nos va zambullendo, no sin contramarchas en nuestra ESENCIA, nuestra singularidad, completamente irrepetible.
    El problema es que no obtenemos buenas respuestas cuando formulamos mal las preguntas o lo hacemos de modo incompleto.
    A cualquier escuela de terapia, hoy habría que agregarle como un complemento infaltable, la meditación, o el estado de ampliación de la conciencia, que es un estado adonde te pones en contacto con eso: Cosmos, Dios, Energía Universal o whatever. En armonía con ese contacto vamos encontrando nuestra esencia, hombre o mujer. Soy un convencido de que es profundísima la masculinidad o femineidad, aun cuando las inclinaciones del orden sexual puedan ir por otro lado. (para quitarle tanto razonamiento “filosofico”, me acuerdo que un día la hicieron enojar a Florencia de la V y reaccionó como lo que es: un hombre!. Fin de anecdota).
    Te hablo como un clásico de la UCA (a la que no fui ni mandaría a mis hijos), pero es la experiencia la que me llevó a decir esto, a partir de un PROCESO LARGO, pero que se lo disfruta mientras se lo transita. No quiero decir (porque no estoy tan seguro) de que haya un puerto final, pero si que hay en este derrotero (o derrota, en términos náuticos, nada que ver con derrotado), varios objetivos a los que vas llegando (luego de cruzar no pocas veces por vacíos y tormentas, ojo, no es obligación que ello suceda, pero puede darse). Esos puertos de llegada y luego de partida son los que van haciendo el camino de tu vida. Como la llegada y partida de Shera.
    Me gustaría haber escrito un poco mas light, pero hoy me salió así.
    Un beso.
    Henry.

    • carlayork 18 marzo 2010 a 9:37 PM #

      coincido en todo practicamente Henry. La amistad a veces no es considerada tan importante, o accesoria. Tampoco es facil el trabajo de sostener una verdadera amistad y respetar sus momentos. Tambien comparto lo de la meditacion, y lo digo como licenciada en psicologia. Hay una esencia, una espiritualidad que nos trasciende y cuando nos podemos contactar con ella es fantastico. Gracias!

  2. casi adulta 16 marzo 2010 a 10:17 AM #

    tal cual. esos momentos son la sal de la vida, no? las chalas cuasi filosóficas con amigas, en patas y tomando mate; las idas al shopping con tu madre, que te sigue aconsejando lo que te queda bien y lo que te queda mal; los juegos infantiles con tu hermana, porque en el fondo siguen siendo las niñas que dormían juntas en un cuarto decorado con muñequitos…qué se yo, miles de momentos, chiquitos, o grandiosos, vividos con las personas que nos rodean.
    Beso!
    Una grosa She-ra

    • carlayork 18 marzo 2010 a 9:38 PM #

      sin una red de contencion, afectiva, y que esa red sea amplia, para mi al menos todo seria cuesta arriba. Si, la sal de la vida =)

  3. tia belencita 16 marzo 2010 a 10:54 AM #

    aaawwww q liiiindo!
    q puedas tener una amistad asi, porq no a todos les pasa y q hayas/n logrado sentirse tan plenas y q lo disfruten.
    chin chin de cafe con leche!

  4. Superchic 16 marzo 2010 a 7:33 PM #

    Muy buena la frase de tu amiga, me gusto mucho 🙂

    • carlayork 18 marzo 2010 a 9:39 PM #

      yo me rei tantoo….estabamos re profundas y me tira lo de Shera juli!!! pero tambien me gusto =)

  5. Lady 16 marzo 2010 a 7:43 PM #

    Qué lindo post Car! No solo porque ambas pudieron compartir la magia de sentir que están en el lugar que quieren estar, sino por lo real de la frase final.

    Besos

  6. rl 17 marzo 2010 a 11:37 AM #

    La historia de la amistad con Feli está buena.
    Cuando lo leí, (un par de veces porque no soy tan sagaz) me pareció descubrir dos elementos de la infancia que, como tantas otras cosas simples y claras de una época prístina como ninguna, explican la realidad adulta de las dos amigas.

    Unir con puntos.
    No deja de ser una recurrencia el trabajito éste que tantas veces habremos repetido en tardes de siesta y que usted. adora desde que lo hizo visible el tipo que se hizo famoso por las máquinas de la manzanita en la tapa. Ahora, como antes, lo que cuenta es el trayecto, que con líneas curvas o rectas (no me quiero ir de post) recorre un dibujo que no se adivina hasta tanto no se da por terminado. ¿Y que nos queda cuando termina? El gusto de lo recorrido (variados y dispares sabores, pero sabores al fin) y unas ganas locas de dar vuelta la página para ver que viene…
    Creo que C. (y Feli también aunque no la conozca) vuelve a lo mejor de la infancia, paciencia y lápiz en mano, dispuesta a completar su dibujo

    Los superhéroes de los 80.
    No me gustan estos personajes de ciencia ficción originados en accidentes, picaduras y traumas varios que necesitan disfrazarse para ser otros y tener poderes especiales. Invariablemente salvan a todos menos a ellos mismos y no dejan de ser, a mi modesto entender, ególatras indomables travestidos de filántropos de cuarta.
    Me alegro que C. haya empleado el término “figura” para ilustrar algo que no es más que eso, afortunadamente.
    C. y probablemente Feli también, son lo que son porque ya no son superheroínas
    No espero que coincida conmigo de entrada (nunca lo hace) pero supongo que algo siempre queda El superhéroe es una vieja secuela de C. La superheroína fue*. Arreglar el mundo y dejar a C. para después era un viejo comic que voluntaria y acertadamente archivaste para dedicarte a otro tipo de lectura. Por suerte la mujer que escribe este y otros post es más parecida a una Adora de carne y hueso**, sin espadas ni trajes rutilantes, sin identidad secreta ni vocación de autosacrificio inútil. She-Ra puede inspirar, pero definitivamente seguirá en el mundo de las ficciones para que la mujer real siga alcanzando el grado de madurez y plenitud que disfruta hoy.
    Creo que C. (no me olvido de Feli) vuelve a lo mejor de la infancia, toda vez que redescubre la fortaleza de la mujer de verdad detrás del personaje ficticio y ajeno.

    En fin:
    Nada mejor que un simple lápiz para descubrir cuanto pulso tenés; nada tan claro como todo ese papel en blanco que te queda por delante.
    Nada mejor que ver a Diana Prince con lentes de marco grueso, un Clark Kent de traje gris o un hombre araña sin pasamontañas rojo y ridículo. Nunca serán tan fuertes como cuando puedan asumir y mostrar sin tapujos que son perfectibles, vulnerables, y mortales.

    La saluda

    Ramiro López

    Notas del autor
    *-No sólo no sos una superheroína. No sos de los 80, caradura!
    **-Todavía tenés bastante más carne y hueso que Adora…

  7. Camiluch 17 marzo 2010 a 11:13 PM #

    Es hermoso tener una amiga asi. Una de esas amigas que siempre estan y que te conocen como nunca porque viviste todo…TO-DO al lado de ella.
    Y es mas lindo aun esos reencuentros y que se pueda recordar todo lo que se recuerda teniendo en cuenta que el “dia de mañana” se recordara ese instante.

    Besos grandes.

  8. Verito 18 marzo 2010 a 1:42 PM #

    Sí, es eso, la gente que te acompaña: la calidez de los amigos, la familia presente, compartir con los seres queridos (los de siempre y los que se van sumando) todo lo otro que acontece. Recorrer con ellos lo cotidiano y lo extraordinario hace que vivir valga la pena.

    Lindísimo post: se nota que con Feli la amistad es real. =)

    • carlayork 18 marzo 2010 a 9:41 PM #

      gracias chicas! es un post super sencillo este, pero no queria dejar de escribirlo, sin mucha edicion. Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: