Sobre chongos y otras yerbas- parte 2

22 Feb

Nada más divertido que estar en una época de cero compromisos, cero responsabilidades.

 

Nada mejor que encontrar ese punto en el que sinceramente decis “Si, estoy muy bien sola” y no es una pose de superada sino absolutamente la verdad.

 

Un sábado salis con uno, teatro con otro un jueves, cero expectations.

 

Así estaba Andrea, 31 años. Mayo 2010, dos citas en una noche, cena acá cena allá.

 

Una mente básica la podría haber catalogado de fácil, pero lejos de jerarquías morales, la idea era pasarla bien.

 

La etapa de boliches había dado paso, tras experiencias tétricas, a la etapa on line.

 

Una amiga le sacó un perfil en Match.com y más que buscar “al amor de su vida”, sabiendo muy bien que eso no existe, Andrea tenía objetivos mas antropológicos (¿)

 

Con la mayoría de sus amigas casadas o en pareja, tener “planes” que no incluyeran un pote de helado y una peli de dvd alquilada un sábado a la noche, era un buen cambio.

 

Andre explicaba su hipótesis de trabajo a sus amigas asi:

 

“para los hombres, la mina del boliche es a priori un gato, un one night stand, algo pasajero que no vale la pena jamás. Ahora la misma mina, en otro ambiente, previo chat, lo minimo que te invitan es a cenar, retrasando el proceso. Si te posicionas bien, al menos lográs que no se te tiren de una, o lo manejas. ”

Sus amigos hombres la criticaban por frívola.

Sus amigas mujeres se dividían en varios grupos; las que la criticaban por superficial, por andar “chongueando”;  las que la felicitaban y envidiaban y creían erróneamente que era una búsqueda desesperada de novio; y las intimas amigas que sabían que todo el experimento no tenía mas que un efecto curativo.

 

Un chongo es una palabra que puede resultar desagradable para muchos, pero que en la práctica suele traer aparejado una cura del alma. Digamos que un chongo puede funcionar como el famoso Aloe Vera.

 

Asi se sentía Andrea al menos.

 

Cada cena en un restaurante, la hacía sentir valiosa.

Cada caricia y mimo de desconocido la hacía sentir bella y deseada.

Cada llamado o sms la hacía divertirse, y si llegaban varios de diferentes remitentes, se sentía codiciada.

 

Porque lo que un hombre solo no le había podido dar, ella lo recibía dividido en varios supliers, alias chongos, dividiendo el efecto y generando uno multiplicador.

 

Y una vez que el efecto curador de sus previas heridas concluyó, lo que se dio cuenta es que ella, se sentía ahora valiosa, deseada y codiciada, habiendo recuperado en cada uno de esos hombres insignificantes lo que uno solo muy significativo le había quitado:  una parte de si misma.

 

Y aprendiendo por primera vez en su vida que, nunca más le daría a nadie el poder de hacerle creer que era poco.

 

 

 

Anuncios

24 comentarios to “Sobre chongos y otras yerbas- parte 2”

  1. lamatancera 22 febrero 2011 a 12:40 AM #

    simple conciso y real.
    Necesitamos más chongos casi como una terapia

    • Carla York 22 febrero 2011 a 1:05 AM #

      =)

  2. vane 22 febrero 2011 a 12:45 AM #

    sanando el alma amiga…. eso es sanar el alma…. clap clap mi linda

  3. maruilardo 22 febrero 2011 a 12:46 AM #

    me vi reflejada.. sentirse codiciada en tiempos modernos es casi un lujo
    mis felicitaciones mi querida!
    Gracias x hacerme sentir menos patetica

    • Carla York 22 febrero 2011 a 1:05 AM #

      nada de patetica!!!!!!!! borrame ya esa palabrita del diccionario… gracias !

  4. Nanita 22 febrero 2011 a 12:48 AM #

    Triste pero lamentablemente es muy real…

  5. Sebastián S. 22 febrero 2011 a 1:15 AM #

    Cuando tomé la decisión de separarme, después de muchos años de convivencia y con hijos de por medio sabía que iba a enfrentar momentos críticos. De una vida en la que prácticamente no tenía momentos para estar solo conmigo mismo, iba a pasar a tener muchos espacios de completa soledad. Los amigos que quedan en el país tienen sus familias, sus esposas e hijos, y no iban a estar ahí disponibles para mí cada vez que los necesitara.
    Entonces, planifiqué una solución para esos momentos. Además de gimnasio y algún que otro curso, hice una lista (mental) de “chongas”. Ya que no tenía más 20 años cuando “ganar” no me costaba demasiado laburo, toda mujer que me hubiera hecho la más mínima demostración del más remoto interés, iba a parar a esa lista.
    Ya tenía todo planificado. Cenas, cine, museos, telos. Todos eran buen plan. No importaba. El único objetivo era estar acompañado cuando la soledad empezara a doler.
    Después la vida me puso en otra situación (increíblemente mejor) y no necesité esa lista. Nunca.
    Pero así como en mi caso esas “chongas” iban a fortalecer mi espíritu como parte de mi plan de supervivencia para seguir adelante, entiendo el caso de Andrea, y me parece genial que las mujeres se permitan esos espacios. Esas experiencias. Por otra parte, siempre supe que no debía convertirse en un vicio. Que no termine siendo dependiente, no de una persona, sino de un desfile de parejas ocasionales que no serán simplemente otra cosa, que una evasión de lo que significa enfrentar, conquistar y disfrutar de la compañía de uno mismo que mucho dista de la soledad y así ir logrando de a poco el equilibrio que uno persigue y que va más allá de estar o no en una o varias relaciones, sino que pasa por estar bien con uno mismo.

    • carlayork 22 febrero 2011 a 1:19 AM #

      Gracias por comentar, siendo hombre y compartir. La intencion de estos posts es esxplicar que la acepcion de la palabra “chongos” implica mucho mas que su significado superficial. Detrás de esas elecciones hay una historia. No existe la palabra chonga pero si la de “gato” “trola”, y demases. No existía para la mujer un significante que diera lugar y eso muchas veces genera rechazo. Estos posts se llaman asi y sin embargo yo jamás si bien tuve “chongos” obviamente, nunca usé la palabra para referirme a esas historietas, pero no me molesta en absoluto porque leo que tiene todo un an{alisis por detras, que poco tiene que ver con el otro, y si con nosotras. GRACIAS

  6. Sebastián S. 22 febrero 2011 a 1:55 AM #

    Claro! Por eso dije “chongas” y lo puse entre comillas. Porque en realidad, en mi plan maquiavélico de subsistencia no necesitaba trolas! Proyectaba que iba a necesitar algo más que eso! La disponibilidad de llamar a alguien (o alguienes! je!) y que tenga ganas de compartir un rato, más allá de que no supiéramos cuando sería o si iba a existir una próxima vez. Y para mí, una mina que quiere eso, no es una trola. Simplemente es alguien que tiene las mismas necesidades que un tipo, y que tiene ganas de compartirlas con ese tipo. No alguien a quien le pagás por sexo. Eso está siempre disponible, pero creo que el concepto es diferente. Me estaré equivocando? 🙂

  7. Andy 22 febrero 2011 a 9:27 AM #

    Been there, done that .
    Y es cierto, es 100% curativo.
    Cuando te metes en una relacion con alguien que se va y te deja la autoestima por el piso o te hace sentir que no servis para nada, casi sin darte cuenta vas metiendote en este tipo de historietas.
    Ojo, en un principio es muy divertido. Salis con medio mundo, te acostas con quien quieras, cuando quieras, y no le debes nada a nadie. Sos la reina del mundo y nadie te puede parar el carro. (ni aquellos que te rechazan)
    But, la contra que tiene es que cuando pasa un poco el tiempo te das cuenta que lo que verdaderamente necesitas no es la persona que te manda un mensajito de “Hola Bonita” (y no sabes a cuantos remitentes lo manda) lo que verdaderamente te ayuda a reconstruirte es el mensaje de “Hola mi amor”. Tal vez para la autoestima necesites multiplicidad de individuos, pero para reconstruir algo mas.. necesitas 1 solo y que valga la pena.
    Bah. asi lo siento yo 🙂

    Besiiitos!

  8. Catriel 22 febrero 2011 a 11:26 AM #

    Mi abuelo toma té del famoso Aloe Vera. No se si funciona como un chongo, pero es un asco.

  9. Pao 22 febrero 2011 a 12:15 PM #

    Qué puedo decirte, una vez más EXCELENTE!!! Me encantó… creo que me siento muy identificada…
    Especialmente por la última parte…
    Nada mejor que curar esas heridas y ver lo mucho que valemos… Hacer lo que queremos, estar segura de ello…
    Pero siempre seguras ante todo de quienes somos…
    Un besote!

  10. Laura 22 febrero 2011 a 12:29 PM #

    “Un chongo es una palabra que puede resultar desagradable para muchos, pero que en la práctica suele traer aparejado una cura del alma. Digamos que un chongo puede funcionar como el famoso Aloe Vera.”

    Muy bueno el post, muy preciso y explica de manera excelente esa situación de ir reconstruyendo poco a poco el autoestima, re valorizándose.

    🙂

  11. CieloKiller 22 febrero 2011 a 6:51 PM #

    Las mujeres tenemos esa capacidad de sentirnos una cucarachita en el medio de la nada en diferentes momentos y debido a factores varios.
    Hasta que algo hace un click y nos miramos al espejo, nos “recauchutamos” y salimos a comernos el mundo.
    Sentirse deseada y valorada es una caricia al alma más allá de la concreción o no con el agente.

    Un beso

    PD: Y todos alguna vez pasamos por alguna red asi….hasta que descubrimos Twitter, claro

  12. Pipo 22 febrero 2011 a 7:02 PM #

    Siempre me gusta leerte Carla, yo también tengo mis historias…Pero me falta habilidad para contarlas…O ganas…No se…

    Cariños

    PIPO

  13. Pau Jime 22 febrero 2011 a 10:26 PM #

    Buenísimo Carli 🙂

  14. Belle 22 febrero 2011 a 10:52 PM #

    Muy acertada la historia, me siento totalmente identificada y mas en este momento de mi vida!
    Claramente sere una seguidora fiel en tu blog!

    Besos

    Belle!

  15. Vesper 23 febrero 2011 a 6:22 PM #

    Me encantó , ya me habia gustado el Chongos I, este me gustó mucho mas.
    Por que será que las mujeres tenemos esa tendencia a sentirnos poca cosa cuando no funciona una relacion ? los hombres tambien tienen su parte , ademas , estaría bueno que despues de la primera ruptura a la edad que sea aprender que son cosas de la vida y que debemos seguir adelante sin depender del otro….

  16. Cele 26 febrero 2011 a 12:29 AM #

    Definitivamente, me encantó!
    yo creo que mientras nos focalicemos en nosotras mismas esta todo bien y podemos “chonguear” aja sin problemas, el gran problema aparece cuando uno de eso chongos pasan a ser mas que un simple chongo y nos descentra, nos saca de nuestro propio eje,,,

    A chonguear se ha dicho y no mas problemas!

  17. Lady 28 febrero 2011 a 5:13 PM #

    Me vi reflejada en varías líneas de este post. Creo que, a veces, para curarse es necesario volver a lo básico. El efecto curativo de sentirse admirada, deseada, mimada, es altamente positivo.

    No importa donde lo encontremos, sea donde sea, hay que buscarlo. Y si es tan divertido como “chonguear” mejor aun 😉

    Pero curarse es un proceso, un estado… más que una forma de vida.

    Besos

  18. Monibru 7 marzo 2011 a 5:03 PM #

    Llegué un poco tarde para comentar,pero como siempre me gusta leerte Carlys, acá va mi granito de arena.

    A mi me cabe perfecto el papel de Andrea: varios me dieron a entender que “era poco” (No solo chongos, para peor) y yo como una estúpida me lo creí. A diferencia de Andrea, yo me refugié en mis amigos reales, ellos me dan esa cuota de cariño que me hace sentir querida de verdad, porque en definitiva poniéndole el nombre que le pongamos, lo único que nos mueve es encontrar afecto genuino, del bueno, del sano, del curador.

    Beso y Abrazo.

  19. Victoria 21 marzo 2011 a 7:51 PM #

    que bueno es poder encontrar una forma de sanar el alma, usando cualquier metodo, no importa cual.
    Que hermoso es poder volver a sentirse deseada despues de que alguien te saco todo lo que tenias.
    Hermoso relato, me encanto

  20. lorenasantacruz 28 marzo 2011 a 5:30 PM #

    Brindo por la búsqueda antropológica de tu amiga.Si tiene la capacidad de ser “como un hombre” y no involucrarse emocionalmente con ninguno,es genial.En este momento de mi vida soy de las que come helado con mi novio en el sillón.
    Abrazos.
    @piquinauta

Trackbacks/Pingbacks

  1. Tweets that mention Sobre chongos y otras yerbas- parte 2 | Deja Correr el Río -- Topsy.com - 22 febrero 2011

    […] This post was mentioned on Twitter by Ana Paula Salazar, VANESA, Ana Clara Roverso, Lelu Blesa, Carla York and others. Carla York said: RT @Nanita_: "Digamos que un chongo puede funcionar como el famoso Aloe Vera". http://bit.ly/h4g3qj by @carla_york […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: