Archivo | divagues de carla RSS feed for this section

Sobre chongos y otras yerbas- parte 2

22 Feb

Nada más divertido que estar en una época de cero compromisos, cero responsabilidades.

 

Nada mejor que encontrar ese punto en el que sinceramente decis “Si, estoy muy bien sola” y no es una pose de superada sino absolutamente la verdad.

 

Un sábado salis con uno, teatro con otro un jueves, cero expectations.

 

Así estaba Andrea, 31 años. Mayo 2010, dos citas en una noche, cena acá cena allá.

 

Una mente básica la podría haber catalogado de fácil, pero lejos de jerarquías morales, la idea era pasarla bien.

 

La etapa de boliches había dado paso, tras experiencias tétricas, a la etapa on line.

 

Una amiga le sacó un perfil en Match.com y más que buscar “al amor de su vida”, sabiendo muy bien que eso no existe, Andrea tenía objetivos mas antropológicos (¿)

 

Con la mayoría de sus amigas casadas o en pareja, tener “planes” que no incluyeran un pote de helado y una peli de dvd alquilada un sábado a la noche, era un buen cambio.

 

Andre explicaba su hipótesis de trabajo a sus amigas asi:

 

“para los hombres, la mina del boliche es a priori un gato, un one night stand, algo pasajero que no vale la pena jamás. Ahora la misma mina, en otro ambiente, previo chat, lo minimo que te invitan es a cenar, retrasando el proceso. Si te posicionas bien, al menos lográs que no se te tiren de una, o lo manejas. ”

Sus amigos hombres la criticaban por frívola.

Sus amigas mujeres se dividían en varios grupos; las que la criticaban por superficial, por andar “chongueando”;  las que la felicitaban y envidiaban y creían erróneamente que era una búsqueda desesperada de novio; y las intimas amigas que sabían que todo el experimento no tenía mas que un efecto curativo.

 

Un chongo es una palabra que puede resultar desagradable para muchos, pero que en la práctica suele traer aparejado una cura del alma. Digamos que un chongo puede funcionar como el famoso Aloe Vera.

 

Asi se sentía Andrea al menos.

 

Cada cena en un restaurante, la hacía sentir valiosa.

Cada caricia y mimo de desconocido la hacía sentir bella y deseada.

Cada llamado o sms la hacía divertirse, y si llegaban varios de diferentes remitentes, se sentía codiciada.

 

Porque lo que un hombre solo no le había podido dar, ella lo recibía dividido en varios supliers, alias chongos, dividiendo el efecto y generando uno multiplicador.

 

Y una vez que el efecto curador de sus previas heridas concluyó, lo que se dio cuenta es que ella, se sentía ahora valiosa, deseada y codiciada, habiendo recuperado en cada uno de esos hombres insignificantes lo que uno solo muy significativo le había quitado:  una parte de si misma.

 

Y aprendiendo por primera vez en su vida que, nunca más le daría a nadie el poder de hacerle creer que era poco.

 

 

 

Sin hinchazon no hay paraiso II

14 Ene

Muchos de los comentarios que recibi en el post anterior, ya sea a través del blog, Facebook o Twitter, tuvieron que ver con la identificación con el aumento de kilos, lo cual no era en si la esencia del post.

Algunos de los comentarios fueron algo asi

“Te re entiendo, me siento una vaca, super hinchada todo el dia”

“No quiero salir de noche”

“Cancelé una cita porque no me gustaba como me quedaba la ropa, y el chico me super gustaba, me iba a rechazar”

“Te super entiendo, tenemos que perdonarnos”

Lo más gracioso de todo es que gran parte de estas mujeres, lejos de lo que uno podría pensar, no son ni siquiera gordas.

Muchas de ellas son hermosas, se ocupan de si mismas, van al gimnasio, van pasando de moda en moda en lo que a actividad y técnicas de gym se refiere: Vamos con Curves, con Pilates, y ahora a full con Power Plate.

Sesión de electrodos para tonificar, o directamente compra en cuotas del aparato.

Masajes reductores.

Esteticistas.

Pastillas para adelgazar

Compras compulsivas en dietéticas.

Trastornos alimentarios y la consiguiente inversión en terapia, nutricionistas.

La búsqueda puede parecer a simple vista estética, pero tiene más que ver con una sensación física y con una meta social.

Aun así, el resultado es el mismo: insatisfacción.

Que se comprenda que me parece genial estar bien, pero cuanta demanda y autoexigencia nos hace olvidar el disfrutar.

Sentirnos livianas, estar flacas y lucir bellas, por fuera, parecería que muchas veces solo se logra sintiéndose miserables por dentro.

Sin hinchazon no hay paraíso

6 Ene

Pocas cosas me joden más que sentirme hinchada y pesada.

Bueno, a casi todas las mujeres.

Es sensación que te acompaña todo el día de malestar, de pesadez, de rollos, de kilos de más.

Cuando más siendo una persona que sufrió mucho los trastornos de la alimentación (ponele en pasado…)

En el 2009 me lesioné y aun al día de hoy no pude recuperar mi estado. Guardo con esperanzas la ropa que ya no me entra, y espero recuperar mi rodilla y volver a una de mis pasiones: correr.

Correr para mi es sentirme liviana, libre, ligera. Corro sin rumbo fijo ni circuito predeterminado. Doblo en una esquina, sin mucha meditación previa. Odio los ciclos fijos y repetitivos. Todo un mensaje.

Cuando corro descanso la mente, pienso, hablo conmigo misma. Solo las personas que tienen pasión por correr entienden esto.

En algún momento corrí en todo aspecto. Hice 4 posgrados y 2 idiomas en 3 años, fui medalla de honor en la facu, y entrenaba en el gimnasio alentada por un novio obse, que sabía captar mi TOC perfectamente.

Corría en mis objetivos laborales, en mis objetivos materiales, en mi vida social.

Vivía de vorágine en vorágine, queriendo siempre un poco más, traspasando metas, hasta que todo explotó.

Me quedé sin laburo, sin amor en un breve lapso de tiempo, y dejé de correr, ganando varios kilos.

Y no fue el fin del mundo, aunque lo pareció.

Tuve que empezar a caminar de a poco, y como la lesión que aun me jode las rodillas, fue lentamente, porque es la única manera; me busqué un nuevo trabajo, me fui ganando nuevos amigos, desaceleré la estúpida carrera laboral, hice terapia para sanar mis heridas del alma.

Brindé este fin de año pensando en todo lo que gané, despacio, en este último tiempo.

Tengo casa nueva, auto nuevo, nuevas metas laborales.

Fortalecí viejas amistades.

Gané nuevos y auténticos amigos y perdí aunque dolorosamente algunas poco valiosas.

Me enamoré otra vez.

Me voy de viaje con él.

Así que cuando empiece a correr de vuelta, no solo va a ser para no sentirme hinchada o pesada o para bajar esos kilos que aun me molestan, sino que también va a ser porque aprendí que, de estos ciclos de parar, empezar a caminar, y volver a andar, se trata la cosa. Perdonándome los kilos ganados.

Porque sin ellos no tendría todo lo que gané y hoy me hace feliz.

Hasta que vuelva a correr para no sentirme hinchada, como toda Toc.

Mitología posmoderna

12 Nov

Hace poco estuve en una clase de psicoanálisis y uno de sus exponentes era un experto en mitología. Quiero contarles algo de esto y enlazar una reflexión en este post.

Un mito es una historia sagrada, fundacional, constituyente de valores y creencias de una comunidad pero bajo la forma de un relato, preferentemente fabulesco. Sirve a la transmisión de la educación.

Por ejemplo, el mito del héroe, muy fuerte en la antigüedad, apunta a la aceptación del destino, (muy griego esto), como algo positivo: engrandecer el propio destino en una acepción positiva. De esa manera cada cual aceptaba su rol en la sociedad sin peros, ya que era el destino que le había tocado desde el nacimiento; o al menos esa era la idea.

“Que llegues  a ser quien YA eres”

 

Lo esencial  del mito del héroe es la prueba. Por ejemplo la prueba del minotauro (siempre hay un monstruo a quien enfrentar).Así, la idea de la prueba es esencial a la morfología mitológica del mito del héroe. Y era organizador en la época de los griegos y romanos, como paradigma de conducta, de lo valorado por esa sociedad, de ahí su reproducción a través de la educación.

Otro mito masculino son los llamados mitos de “Pasaje” (correlato judío podría ser el bar mitzvah). Perseo, por ejemplo, se enfrenta a la gorgona de lo cabellos de serpiente y mirada paralizadora; de su éxito depende el pasaje a ser un hombre y dejar de ser un niño. Es un corte tajante. Si queremos profundizar, podría verse al monstruo como una “Gran madre”, y su muerte como el corte edípico que lo abre a la sexualidad y a la exogamia.

Preguntamos entonces, cómo era el caso de la mujer. Sin embargo, el profesor nos dijo, que nada hace un corte tajante desde la mitología.

Nos explicó que, eso no era por “discriminación” tal como parecía; sino que se debe a que la mujer tiene un corte natural (no social) en la menarca, hecho por el cual se transforma a ojos de la sociedad, antigua y moderna, en una mujer.

Y además, porque la mujer antigua encontraba sus parámetros de conducta como adulta, en su Identificación con las diosas:

 

Artemis como la diosa virginal

Demeter como la madre

Afrodita como la mujer sexual

 

Una mujer fragmentada, por cierto, ya que no había una sola diosa que representara a la mujer en su integridad. O sos una cosa o la otra.

O sos madre, o promiscua, o virgen.

 

Y qué pasa hoy día con el hombre y la mujer?

El hombre se inicia en el mundo adulto a través de la primer relación sexual, tratando aún de lleva a cabo pruebas que demuestren su hombría, ante sí, su padre y su grupo de amigos.

La mujer?

 

Sigue identificándose con las diosas de su época;

por lo general, de aspecto anoréxico, de belleza irreal, frustrándose constantemente.

 

 

 

 

 

una cancion…

15 Abr

Simplemente dejo hoy este video con “She” de Charles Aznavour. Esta canción fue importante en este día para mi.

ícaros

31 Mar

LAS PALABRAS SON ILUSIONES, MASCARAS CON FORMAS DE LETRAS ENLAZADAS EN ORACIONES  APARENTEMENTE DOTADAS DE  SENTIDO, QUE  TRATAN DE ASIR UNA VERDAD, QUE ES MENTIRA, EN REALIDAD, CUANDO LA REALIDAD NO EXISTE .

Y QUE BAJO LA FORMA DE TRAMPAS, PARADIGMAS SIMPLEMENTE HUMANOS, ENCERRADOS EN SUS CUARTELES CIENTIFICOS, GIRANDO EN TONTAS REVOLUCIONES CIENTIFICAS, DIALECTICAS INACABABLES, COMPLEJAS, CON AIRES DE ESPECIFICIDAD, NO TERMINAN DE DECIR MAS QUE LO MISMO, UNA Y OTR AVEZ.

SE ME OCURRE, Y NO SOY LA PRIMERA NI LA ULTIMA, QUE LO REAL SI ES QUE EXISTE, ES ALGO MUY SENCILLO. Y SE PARECE A UNA ELECCIÒN QUE DIVIDE A LOS HUMANOS ENTRE LOS QUE VIVEN, Y LOS QUE HACEN QUE VIVEN.

EXCUSO  MI SIMPLIFICACIÓN SOBERBIA EN MI MANIA DE NO EDITAR, Y MIS POCAS HORAS DE SUEÑO. AUNQUE ES ALGO QUE PIENSO, DESDE HACE AÑOS.

CARLA YORK

Para ilustrar esto, elegí el siguiente fragmento de la pelicula “Leaves of Grass”.

Espero les guste!

—————————————————————————-

“…El lugar es Atenas, 400 a.C.

Un par de cerebritos locales están reunidos, el vino está corriendo, y las ideas fluyen rápidas y firmes. El debates está álgido, y Sócrates tiene la palabra. De repente, quién entra? Alcibíades…borracho, un lindo tipo, esperanzadamente enamorado de su mentor,  Sócrates. Y por única vez en estos diálogos Sócrates no tiene la última palabra. La tiene Alcibíades. Porqué?

Porque la pasión, dice Platón, es esencial y despiadadamente humana. Y lo mejor que podemos hacer es encauzarla a través de estricta disciplina. Para Sócrates la vida sana, está compuesta de constante atención por el individuo, para exiliar esas fuerzas que debilitan o confunden su entendimiento del mundo que lo rodea.

Nos implora que devotemos nuestras vidas a este tipo de control.

Refiriendo a cada momento de debilidad.

Sócrates reconoció que la filosofía y la religión en la historia del mundo, desde Platón a Aristoteles, desde los epicureanos a los estoicos, de los judíos a los cristianos a los budistas, han observado que  el balance, necesaria para una vida feliz, es ilusorio.

Y en cuanto creemos en nuestra hermosa forma de pensar que la hemos conseguido, estamos pretendiendo divinidad, y nos vamos a estrellar, como ícaros, fuego en el mar… “

relaciones no tipificadas

19 Feb

“Sabemos que existen personas, objetos, ideas pero este conocimiento sólo es aprehensible por medio del lenguaje que hace las veces de mediador, introduciendo al símbolo como creador de la realidad propiamente humana, y despojando al sujeto de una relación “instintiva” o “natural” con el mundo. “El símbolo se manifiesta en primer lugar como asesinato de la cosa”, con lo que el lenguaje establece un ordenamiento en la experiencia humana que Lacan denominó como orden simbólico y que, anudado a lo imaginario y lo real, conforma la estructura subjetiva del hombre. ”

Lic. Quiroga, sobre la teoría lacaniana

Las palabras siempre son una trampa. Las palabras encapsulan, atrapan, definen de antemano.

Y dejan por fuera todo el peso de un sin numero de sensaciones, sentimientos, asimetrías, conductas, reglas y no reglas.

Ya lo decía Lacan, y siendo consciente de caer en la trampa de su teoría (teoría como un simple recorte de la realidad hecha con la misma mentira de las palabras), que somos esclavos del lenguaje y es el precio del devenir seres simbólicos y el acceso a la cultura. Las palabras son un muro con la realidad, nunca pasible de ser aprehendida.

La palabra define un significado. Y aquí la emboscada.  El significado escrito en un diccionario confunde cuando lo que se siente o las reglas consensuadas en el lenguaje no encajan perfectamente en tal acepción.

Tomo por ejemplo la palabra amistad.

Amistad es tan variada en su definición como relaciones tengas. Las relaciones son siempre asimétricas. Amistad es tan diferente como personas a quienes se te ocurra nombrar como amigas.

Esto es algo que aprendí con el tiempo. Hace diez años demandaba una simetría y correspondencia en un quantum de horas, de dedicación, de comprensión, que solo lleva a la desilusión y al fracaso.

Con los años, aprendí a disfrutar lo que me da cada relación. Sin definir siempre, porque al definir sobreviene inevitablemente la desilusión. Nadie nos puede dar todo, nadie puede comprender todo, nadie puede satisfacer plenamente. La frustración está siempre a la orden del día.

Hay relaciones donde siempre es uno el que da más, y el otro siempre da menos. Y aún  así se aceptan y está bien.

Otras veces el mismo patrón deriva en el fin de la relación. A uno le aceptamos la asimetría, a otros no. En otros duele demasiado.

Hay relaciones que son espacio afectivo, contenedor, y de vez en cuando irrumpe la distancia. No encajan nuestras necesidades con las del otro.

Hay relaciones que se viven intensamente con tormentas temporales.

Hay relaciones tranquilas, armónicas, donde nunca hay tormentas sino siempre brisas suaves. Pero nunca emociones fuertes.

Incluso aprendí que aun aprendiendo esto, no puedo pretender que el otro lo vea de la misma manera.

Yo  Carla descanso en las relaciones no tipificadas. Donde no quedo atrapada en las reglas de lo que debe ser de acuerdo al diccionario de turno, sobre como debo comportarme, que se supone que debo hacer y demás yerbas de etiqueta. Las relaciones no tipificadas, no clasifica-bles, son un espacio donde no hay un compromiso u obligación constante.

Pero sigo pensando, cuando no,  y hay un riesgo.

Descansar demasiado en las relaciones no tipificadas en una suerte de hippismo del afecto, donde tomo de cada uno lo que me sirve, lleva al no cambio permanente.

Es una buena manera de nunca cambiar absolutamente nada y nunca tener confictos, cambios, errores, riesgos.

Vuelvo a entrar en una trampa. El hecho de saberla una trampa consciente, es la única ganancia.

Aun así, elijo no caer en una suerte de pseudovida  donde esta se componga de piezas de rompecabezas de personas,  donde cada uno me da una parte que me sirve. Eso sería una versión utilitaria y cómoda, oportunista del vivir. Hacer de cuenta para que no cambie nunca nada.

Elijo si, creer que la razón por las que escapo y omito con algunos, reglas que a otros no dejo pasar, donde acepto, donde transijo, donde concedo, soslayo, no tiene otro motivo que el mero hecho de que la razón por la que lo hago no deviene de la razón.

Sino de la simpleza de sentir, sin emboscadas hechas de palabras.

A %d blogueros les gusta esto: