Archivo | own experiences RSS feed for this section

número impar bis

11 Ene

“…sea lo que sea, siempre que se trate de existencia, será siempre alrededor del Uno que girará la cuestión” _ Jacques Lacan.

El domingo teníamos reunión con mi grupo de ex compañeras de la facultad.

Entre ellas se encontraba una amiga íntima mía, Vale.

Psicoanalista especialista en psicopatología infantil, además es investigadora. Rubia, alta, bella, sus dotes físicas no la evadieron como la ex miembro del grupo de la mala suerte serial que fue.  Saliendo de una historia nefasta y entrando en otra solo para superarse a si misma, durante sus 20, finalmente consiguió la pareja que ella buscaba hace 2 años, de la manera más insólita: en una cita a ciegas, formada por la virtualidad de Internet.

Espantada por el poco atractivo físico del sujeto en cuestión, y su baja estatura, no vaciló en llamarme para decirme el clásico “No da, solo amigos, es un bicho”.

Seis meses después asistíamos a la boda por civil (el es divorciado con un hijo), tras la firme perseverancia del poco agraciado sujeto del chat, donde Vale la bella no pudo más que rendirse enamorada.

La cita fue en la casa de Maggie.

Casa divina, día de sol, pile, masas, té…un día soñado.

Maggie, musicoterapeuta sin ejercer, casada hace 9 años, servía el té con masas. Vale y yo jugábamos con Bauti, el hijo de Vale de 3 meses.

La charla comenzó así:

Qué suerte Vale que al fin te llegó!!! Estás radiante! Nunca te ví mejor. Ahora solo te faltan bajar los kilitos del embarazo…

Gracias…Pero que me llegó qué Maggs? preguntó Val

El amor te llegó por fin…Car a vos también ya te va a llegar, no te preocupes _me dijo acariciándome la cabeza.

Yo me quedé helada más que nada por el tono demasiado compasivo de Magdalena. No sabía cómo reaccionar. Como muchas veces, hice como si nada y sonriendo me comí una masa.

Pero Vale replicó:

Bueno, no se si “me llegó”, no lo diría así, al fin conocí a alguien con quien construir una pareja “pareja”, pero no creo en esto mágico de “la llegada”.

No se, yo desde que me casé conseguí una paz…mi marido me da todo, somos tan unidos que somos uno… A propósito leí tu post Car, muy triste! Que pena que te sientas así…sola, un “1”

Bueno no es tan así, hay un efecto literario…El uno es la subjetividad auténtica, no te olvides. El uno es el principio, es la verdad del sujeto. No hay un Otro que nos completa. Hay unicidad, “hay de lo Uno” decía Lacan… Romper el principio de individuación es olvidarse a si mismo, el número par es patología…_deslicé sonriendo.

Otra masa.

Y siguió, sin dejarme hablar

“Cuando te llega te das cuenta, es mágico, lo vas a saber al instante”.

El pensamiento mágico circulante entre psicoanalistas supuestamente asquerosamente racionales era algo muy extraño. Me acostumbro a estas charlas en otros ámbitos, pero es que Mags desde que se casó cambió mucho. Se transformó en una mujer que no se vale por si misma de nada. De ser una mujer con proyectos, pasó a transformarse en un apéndice del marido. Repite la frase “mi marido” oración de por medio, nunca lo llama por su nombre, y cambio notablemente su personalidad y su grupo de amigos. Solo sale en pareja, y por lo general con amigos de su marido, acompañados de sus esposas.

Bueno, lo que te llega es la compensación de la estructura, largué, arrepentida al instante por mi gran boca.

La què?

Nada, nada.

Otra masa.

Vale tomó la posta.

Hay neurosis, la mayoría, son como los taburetes de 3 patas: depende cómo estén apoyados, se caen o no. A esta falta, la compensa otro, como en el adicto que encuentra la paz en el evangelio, como el llamado divino en ciertas personalidades que de repente se “transforman, se convierten”, como ciertas mujeres a las que les llega la “paz” con un bebé, con su marido…está buenísima esa paz, pero no deja de estar atada con alambre. Y al menos se consciente, después agarrate Catalina cuando se cae todo.

Estos temas son peligrosos y hieren obviamente susceptibilidades, y no dejan de ser reduccionistas a nuestra formación. Es un paradigma entre otros, no menos válidos. Por eso, es que me callé, pero Vale estaba sacada.

Mag, esta bueno estar en pareja, estar enamorada, tener un proyecto de familia, quien no? Pero sin despersonalizarte. Sin dejar de ser uno mismo. No hay tal fusión mágica, somos dos personas, y gracias a que “mi marido” como vos decís, no se fusiona conmigo. Compartimos el proyecto en pareja, pero no soportaría tal fusión. Hasta cuándo se sostiene la falta de individuación?  Yo soy una, y el es otro, con deseos que a veces no compatibilizan y que nada garantiza que sea así por siempre.

Mags:

“entonces no te llegó, no estas enamorada”, contestó agresivamente.

Continué:

Yo tengo miedo en el fondo a eso creo. No soy la misma Carla que a mis 20. Sé que de haberme casado a esa edad con Mariano, no sería la Carla de hoy. En el fondo tengo una fobia terrible a la despersonalización, necesito alguien que me acompañe a la par en un proyecto de pareja, no podría nunca ser esto de “fundirse” en el otro. Y me hago cargo de mis fobias.

Vale siguió, enajenada:

Con tal de compensar la estructura, se sostiene cualquier dos. Dos que ya no son, con tal de no ser uno en el abismo, un abismo que no existe, porque da terror, porque es mejor mirar al costado.

Eso es porque no te llegó!!! casi gritó Mags, ofendida

Lo que te llegó Mags, es la compensación de tu estructura desfalleciente, no me jodas- le contestó Vale, sacando la mamadera del bolso.

Silencio en la sala.

Otra masa.

Anuncios

Tiziano y la pasión

3 Ene
”La felicidad encierra un doble objetivo: evitar el dolor y el sufrimiento por una parte y experimentar intensas sensaciones placenteras por otra” Sigmund Freud, “El malestar en la cultura”

Debilidades… No tenías ninguna, yo sólo una, que amaba” B.Brecht


Hace pocos años descubrí una pasión por la Historia de las Artes. Ya graduada y postgraduada, todos los sábados atendí fiel, durante 3 años,  entre señoras grandes recoletinas y collares de perlas,  un curso en el Museo Nacional, donde no solo me encontraba más que cómoda. La palabra es “nirvana”. Un espacio de extasis, de pasión, de encuentro conmigo. Sin poder definir que significaba eso.

Un raro despertar tardío, donde me conmovía hasta el alma ver, escuchar, y también  charlar con esa profesora que me alentó a estudiar de grande, cuando “ya no se supone que uno empiece una carrera”, ante mi Pasión recién descubierta y mis elucubraciones teóricas entre psicoanálisis y las pinturas de cada época.

En terapia empecé a contar sobre como “este es un espacio mío, de nadie más”, sin pensar que los otros espacios no sean míos, sin comprender del todo el significado de tal frase, pero sintiéndome muy “Yo” en este lugar. De donde salía esta pasión, no de mis padres seguramente, que jamás escuchan música clásica o visitan museos. Encontrándome extraña, sin origen.

Y recordé, algo que había olvidado. Una leyenda. Algo no repetido, no relatado en voz alta. Algo que me reencontraba en algún punto con este espacio que sentía muy mío, pero que no lo era tanto; era un poco prestado.

….

Durante toda mi infancia me pasaba tardes y tardes viendo un cuadro que está aún hoy medio derruído y abandonado, en la casa de mi abuela paterna. A medida que crecía entendí que, lejos de ser una pintura cualquiera, era una réplica de Tiziano y su Carlos V.  Una pintura que había hecho mi papá a los 18 años, porque “era una pared aburrida”.

A ver, yo no me crié entre ateliers y pinceles. Mucho menos hubo estimulación pictórica o teórica al respecto. Me crié entre computadoras cuando nadie había ni siquiera visto una en algún negocio, dibujaba sobre telex y formularios continuos ochentosos. Siempre decía en el colegio que mi papá “hacía medias”, o “zapatos”, porque era mejor mentir que decir que realmente ninguna de mis hermanas ni yo entendíamos realmente a qué se dedicaba. “Hace robots” terminó siendo la respuesta más acabada.

Mi padre nació en un pueblo de colonos e inmigrantes italianos e ingleses en el norte de Santa Fe. Hijo de la niña del pueblo, heredera de propiedades y Ramos Generales, y el candidato inaceptable que la enamoró, y que nadie quería para tal familia. Un candidato cuya madre era de costumbres no católicas, errante, nómade y cantante de operetas de pueblo en pueblo.

Desde pequeño, escuchó a su padre, mi abuelo, tocar el bandoneón y abandonar la casa por las noches en sus juergas de música y demás, sin ningún tipo de cuestionamiento femenino. Un estilo de vida no recomendable e incluso prohibido para su hijo, quien sería una persona de bien.

Iba a la escuela, tras caminar, o con suerte en una bicicleta prestada, varios kilómetros, donde pronto fue el mejor alumno lejos. Todo ese esfuerzo de piernas no podía ser en vano.

A los 5 años su hermana, mi tía, se anotó en un concurso de dibujo del pueblo. este tipo de eventos eran más que escasos y eran el acontecimiento del semestre, sino del año.  Conseguir el premio de pinturas que venían de Europa, eran lejos el anhelo envidioso de cualquier chico pueblerino. Mi viejo acompañó a su hermana, de paso se inscribió,  dibujó, porque era mejor dibujar que molestar.

Terminó ganando el concurso mi padre, no mi tía, el concursante de rebote ante un jurado extrañado por las dotes artísticas de ese niño, el menor de todo el concurso.

Pero desalentado por una casa donde las dotes artísticas eran mal vistas, como sinónimo de juerga, guardó las pinturas y la guitarra en busca de una profesión “seria”. Contador primero, informático después, cuando serlo era ser un pionero no solo en Argentina.

En sus ratos libres  nos copiaba prácticamente cualquier cosa, porque su talento residía (reside?) en copiar, más que en dibujar por si mismo. Cómo aprender a dibujar por si mismo cuando está mal visto?  Pero como la pasión suele desbordar suele encontrar su vía de cauce de algún modo.

A medida que crecí, y vi el Tiziano original, me di cuenta del talento, aun sin contar con los elementos adecuados, de mi padre, un talento extraordinario. Un Tiziano exquisito.

Mientras formó su empresa, entre sistemas binarios y el reconocimiento de sus pares, nos compuso varias canciones. Autodidacta, aprendió a tocar la guitarra de manera incipiente, pero no demasiado (porque no tengo tiempo).

Abandonó con los años todo tipo de expresión artística, sumergido en obligaciones y responsabilidades, y poco alentado de adulto también.

Cuando le dije que iba a estudiar Artes, me dijo “si, pero de hobbie, eso no es una carrera que te de de comer”

No soporta que yo vea el canal Film and Arts. Pasó de largo (demasiado de largo) mis fotos de museos europeos, de pinturas, desalentó mis relatos apasionados de leyendas e historias medievales. No me escuchó cuando le conté que iba a empezar a escribir textos para un pintor que acabo de conocer, extraordinario. Como a una extraña, me regala lapiceras para la oficina, relojes de escritorio. Solo un libro de pintura, a regañadientes, mientras cierra sus declaraciones juradas.

Cuando a veces los fines de semana voy a lo de mi abuela, pongo su canción favorita, me quedo leyendo y escribiendo frente a su Tiziano descascarado, abandonado, buscando  no dejar yo también  escapar a la pasión en mi vida.

Reencontrandome conmigo, y con el en mi misma.

mujeres jodidas

18 Dic
“La mujer es la ocupación del ocioso y el ocio del ocupado”
Napoleón.
Nietzsche decía que los hombres aman el riesgo, por eso les atraen las mujeres. Es como jugar con fuego.
Realmente es así?
Ayer llegué enojadísima por un mail que me mandaron en la oficina.
Asunto: Mujeres Jodidas.

Car, te paso este texto, te va a gustar mucho!!! Es tal cual vos. =P
Lean.

El texto hablaba de las características de las mujeres jodidas, supuestamente con sus bondades, y cómo, este filósofo rescataba las virtudes de las mujeres complicadas, léase temperamentales, independientes. Como si necesitáramos publicidad a nuestro favor.
Sabía también la intencionalidad detrás del texto. El texto siempre en su contexto. El hombre que me la enviaba lo había hecho con mala intención.
Tomamos un café con Vivi en uno de nuestro tantos altos, y como siempre filosofamos del tema.
“No es fácil estar con nosotras; no garantizamos el para toda la vida, buscamos nuestro camino, no somos dependientes, ellos no sienten garantías, y necesitan de esa seguridad, de ese falso poder, a costa de una elección más fácil”_ me dijo.

Tema recurrente si los hay.
Pero lo que quería saber era la opinión masculina.
Así, por la tarde, increpé lentamente sobre el tema, como quien no quiere la cosa,  a S., C. e I. , y dialogamos del tema.
S.C. e I. son hombres excepcionalmente inteligentes, aclaro.
Acá algunas de sus frases:
C. “En mi casa se decía que lo bueno de estar dentro era que no corrías el riesgo de casarte con una mujer de mi familia. Jaja”
Yo: “ ah que machista, no sé como osas juntarte conmigo!”
C:  “Ojo. Yo simplemente describo una realidad. No la discuto. Usted sabe que  yo soy un perrito entrenado para obedecer al sexo opuesto. Y vos Car, ya sos una entrenadora de hombres. Una orden y  gritan presente!”
S:  “Eso es porque estás atento a que te llame jajaja”
I:  “Decía Napoleón que en cuanto a las mujeres, la unica victoria es la huida”.
Ja Ja Ja.

C:  “Hablando en serio, yo amo las mujeres con carácter e ideas propias. Son my kind of lady”
Yo:  “ No, eso es lo que les encanta declarar a viento y marea;  pero después eligen a las que no dan tanto problema, al menos con una visión cortoplacista”
C: “Bueno, no es mi caso. Aprendí con el tiempo  y los años q me gustaba tener una mujer fuerte, y me casé con una igual de las de mi familia. Ojo, todo tiene su costo. Pero lo sigo prefiriendo.”
S: “Bueno, Una caracteristica típica de muchos hombres es el masoquismo..”.
I:  “Ah sos como yo, por las buenas, las mujeres consiguen mucho de mi. ahora, por las malas, consiguen todo…”
Ja Ja Ja

“No I, en serio”_ interrumpió  C. “Un buen matrimonio es como conseguir un buen socio. El amor es importante pero compartir el proyecto es vital. Yo no puedo llegar y no tener mi contrapunto fuerte en mi casa. Necesito compañerismo, diálogo, sostén.”
S:  “Si, pero tampoco transformarse en amigos. Al final del dia, justo antes de conciliar el sueño (o al final de la vida, justo antes de abandonarla) estás solo con vos mismo. Quien no pueda vivir su soledad rodeado de personas, hace de la amistad su peor enemigo”
I.: “Ojo Car, es verdad, no es la gran mayoría pero sí hay hombres que realmente quieren mujeres como vos. No te vas a quedar sola”
Yo: “Si, yo creo que si, contesté. Quiero creer que no, pero temo que si”
C: “Mi único consejo para vos Car es de Campoamor”
Yo: “A ver…” (esperando la piña cariñosa)
C: “Campoamor decía
“Si es fácil la moza, voy y la dejo. Si es difícil la cosa, tb me alejo. Niñas aprended a amar con facil dificultad”

Me encanta hablar con hombres diabólicamente inteligentes.

A la noche llegué, sola a casa, después de entrenar, encendí la Pc, abrí twitter, facebook, miré alrededor, y me puse a cocinarme una vez más.
Llega sms de Vivi. 22.04
Llegué a casa después de atender largamente pacientes y tenía una nota de Lautaro que decía:
“Amo la mujer que elegís ser y que querés ser”

Sonreí y le contesté.
Gracias
Enviado 22.05

la carnada

16 Dic

“Andábamos sin buscarnos, pero sabiendo que andábamos para encontrarnos”
— Julio Cortázar (Rayuela)

Y entre culpas, y mi primer desvío en la recta trazada por mis modelos geométricos, rígidos, que no admitían ninguna posibilidad certera de bifurcación, me debatía entre el deber y el sentir.

A lo lejos mi primer amor, entre llamados de alto costo, me reclamaba.

Yo, en Atenas, recorriendo el barrio Plaka, con él.

Riendo, abrazándonos, sin que pase nada. Resistiendo, siendo fuerte, entera.

Tomamos el buque a Mykonos, y la magia insistía.

Pero siempre fui una persona de una rectitud complicada y sufrida, al menos hasta mis 22.

Esa mañana, como siempre, desayunamos todos juntos; chilenos, uruguayos, argentinos, él y yo.

Car, venite un segundo, no me siento bien_ me reclamó

Y me contó su historia de desamor belga (siempre internacional la cosa)

Yo caí en la trampa, mostrando empatía, compasión, y todas esas pseudo virtudes piadosas que a veces tenemos ciertas mujeres, buscando consolar. Trampa.

“Y yo le leí el capítulo 7pero no aflojó”

“Qué capítulo 7? De qué hablás nene?”

La carnada picó.

Abrió el libro que tenía detrás, y en el pasillo, me miró intensamente y me lo leyó.

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.

Mientras, el teléfono argentino sonaba, y no atendí, por primera vez.

culpas y valijas

14 Dic

Ramiro me envió el otro día un mail con el siguiente cuento, dedicado a mí. En una suerte de arte terapia, le gusta escribirme textos que me sirvan para reflexionar. En realidad,  reflexionamos juntos. También así forzamos debates para divertirnos un rato.

Vacía

La valija parecía absurda. Así vacía.

Era la más grande. Había lugar.

Ella se había ofrecido, generosa para algunos. Casi había conminado a otros a compartirla. A algunos ni les preguntó, arrebatándole lo que llevaban en la mano. Otros la buscaron, como siempre.

Ahora la arrastraba con grandes dificultades por el andén.

Cuando llegaron al hotel, sus compañeros se agolparon en la puerta de su habitación.

Ella abrió la gigantesca valija, que casi estalló cuando se liberó del último precinto.

Todos se abalanzaron y buscaron lo suyo. Uno a uno se fueron llevando lo que le habían confiado durante el viaje.

La habitación se quedó en silencio

Ella la miró todavía exhausta, los brazos doloridos. Contempló la valija que casi no reconoció. Allá en el fondo la esperaban. Una remera y un par de zapatillas. Lo único que era de ella.

Me enojé.

A que se refería?  Hoy tengo una vida vacía de personas que pasaron y se fueron? Lo miré, defenestrándolo, y se lo dije.

“No me entendiste, como siempre, pensas lo peor Carla. Como voy a pensar eso de vos?  Lo que quiero decir es que, no siempre se trata de responsabilidades y culpas propias. Las personas interactúan. Las decisiones suelen ser más complejas que el simple hecho de recibir o regalar flores, de aceptarlas o rechazarlas. Hay toda una trama detrás de cada si o no que pronunciamos. Sin temor a sentirse menoscabado hay que aceptar que en esta película los roles cambian a cada rato y no siempre nos toca el protagónico, a veces somos actores de reparto. Nadie puede aprenderse todos los guiones ni cumplir todos los roles. No se pueden asumir todos los méritos ni cargar con todas las culpas. El exceso de protagonismo anula a los demás y peor aún nos obliga a cargar en nuestro equipaje las decisiones de otros.”

Mientras meditaba mi respuesta me acordé de mi terapeuta, que insiste en que deje de aceptar culpas que me tiran otros o mambos locos de terceros o de responsabilidades en decisiones de otros que me excedieron.

En que vacíe el exceso de lugares que me enseñaron a ocupar, uno tras otros, supliendo roles flacos, deficientes de otros, en la estructura familiar.

Asumiendo en exceso responsabilidades y queriendo “subsanar” fallas.

(léase también aplicable al ámbito familiar, laboral, de relaciones interpersonales)

Bueno… gracias _ balbuceé, confusa, mientras le servía un mate.

Solo me queda esperar y trabajar en alivianar el peso de la carga que tanto me acostumbré a soportar.

Al fin y al cabo, somos  animales de costumbre.


#nocheretro

10 Dic

De vez en cuando para aflojar con tanta densidad del blog, me gusta intercalar, así como en la vida también intercalo y  me encanta reírme, hacer chistes y ser payasa, escribir algo más light.

Esta noche estuvimos en twitter con el hashtag #nocheretro. El Timeline explotó. Igualmente no escapé a mis reflexiones. Las comparto. Y un videito al final!

Carla

  • Vi ET en el cine, jugué con Barbie Tropical, Miraba Heidi y Tom Sawyer en Telejuegos, Burbujas; Robotech, Heman, Shera y Mazinger
  • Mi primer cassette fue Thriller de Michael Jackson, escuchaba Abba; Camilo Sesto y Franco Simone y Credence por mis viejos
  • Mi primer album de figus fue de ET, después: Frutillitas, Rainbow Brite y Ositos Cariñosos.
  • Atención: Ame Mazinger: yo quería ser Soiaca
  • Atención: estaba enamorada de Strabucco en Señorita Maestra
  • Atención: Yo quería que Minnie May se case con Rick. Odiaba a Lisa
  • Atención: Y quería ser Meche.
  • Yo compré el muñeco y la remera de Goma Goma.
  • Era líder en mi colegio, gestioné un proyecto de hogarescuela a los 6 años y vendía albumes truchos para juntar plata
  • Estaba enamorada de Tino de Parchis también
  • Arreglaba los cassettes con un lápiz
  • Coleccionaba Trolls
  • La muerte de Mufasa fue un suceso dramático y traumático
  • Me encantaba Berugo y su “porque aquí, lo sueños se hacen realidad”
  • Yo escuchaba a Cindy Lauper, nunca me gustaron Los Goonies, era fan de Michael Fox
  • Yo esperaba horas a que pasen un tema en la radio para grabarlo en casette
  • Atención: Lisa de Robotech mosquita muerta con el flequillo y su voz de nada.
  • Atención: Pido disculpas si escribí mal LYN MINMAY, no sabia leer ni escribir! Es un recuerdo meramente acústico!
  • Yo pasaba horas jugando a….WONDERBOY y nunca llegué a la patineta

Mis problemas con los hombres empezaron con Minnie May y Lisa?

  • Atención: Yo me enamoré de David Bowie en laberinto (?) y quería ser Sara
  • Yo tenía relojes de plástico que perdía cada dos días
  • Yo quería ser paquita argentina y pase solo una ronda y me echaron! Jaja
  • Yo miraba Angel la niña de las flores y quería que se besara con el misterioso e imitaba las voces de Rope y de la gatita. Odiaba a Malina
  • Yo miraba Heman y Shera solo para ver a Orko y buscar al bichito que se escondía al final…

#yoconfieso Lloré cuando en la historia sin fin el caballo de Atreyu se muere en el barro :S #traumainfantil

  • Moría por la publicidad “primer amor” de Coca Cola y quería ser una de los niños que cantaban “Un mundo mejor”
  • Yo envidiaba las tetas misiles de Afrodita! 😛
  • Yo odiaba a pelin y al Sr Televisor #nocheretro

Los 80s la mejor infancia #nocheretro

Los arquetipos de hombres y mujeres que marcaron mi infancia.

Pero, hoy:

Sigo enfrentada a la mujer “mosquita muerta”

Me gustaba Soiaca y odiaba la pasividad de Lisa. Me doy cuenta que sigo siendo la Soiaca que no elige el galán y me siguen dejando por las Lisas.

Sigo buscando Strabuccos y queriendo ser Meche. Jodida, jodida, rebelde, contestadora. Pero en el fondo noble.

Sigo enamorándome de déspotas a lo David Bowie?

Sigo coleccionando Trolls?

Y cuando estoy triste…escucho a Cindy Lauper.

Y me sigue gustando Camilo Sesto. Y no me importa nada lo que piensen.

Solo espero que, aunque Rick eligió a Lisa, que en mi vida adulta, la realidad sea distinta a la ficción, aunque sea solo una vez.

Un regalo:

sobre rectas, curvas y puntos. (1)

8 Dic

Existe lo que se llama el pensamiento visual.

Arnheim afirma que  ” todo pensamiento (y no sólo el pensamiento relacionado con el arte u otras experiencias visuales) es de naturaleza fundamentalmente perceptual, y que la vieja dicotomía entre visión y pensamiento, entre percepción y razonamiento, es falsa y desorientadora. Incluso los procesos básicos de la visión implican mecanismos típicos del razonamiento e indica la existencia de resolución de problemas en las artes y de imágenes en los modelos mentales de la ciencia”

Que significa? Que cuando pensamos, sobre todo a determinadas personalidades, las palabras nos son insuficientes; o debería decir: La falta de capacidad de expresarnos en palabras reales, nos deja una sensación de insuficiencia.

Las palabras no ayudan, no agotan, no sirven para expresar lo que queremos expresar.

Uno se queda con la sensación de poco, de no poder expresar toda la fuerza que se quiere transmitir. (algo de lacaniano?)

Debería agregar en mi caso, acompaño con todo el cuerpo: gesticulo demasiado, enfatizo con la mirada. (sepan disculpar así mi falta de talento en la escritura, pero sobre todo, mi desidia para editar)

Establecida esta base, una de las figuras que uso a veces (cuando puedo acompañándome de un papel, dibujando enérgicamente) proviene de la geometría.

Tengo mucho esta charla con amigas,  y últimamente con un par de amigos.

“Hay gente que vive su vida como una línea recta” le dije a Ramiro_ un día.

“Que”_ me miró mal.

“Si, como si a un punto en la vida, le sigue necesaria y en forma consecutiva sin interrupción otro, y está bueno cuando fluye el deseo por allí, queremos ese punto siguiente, lo anhelamos… Pero qué pasa cuando se siente como algo programado, más por seguir la seguridad que nos da la recta, cobijándonos en ella, de ser iguales al resto, la falsa sensación de que estamos haciendo así las cosas bien porque al fin y al cabo es una recta prolija, directa, estable?”

Yo me siento una recta corta, interrumpida por súbitas, peligrosas pendientes en subida, agudas depresiones, un rulo por aquí, una recta de repente. Nada de rectas prolijas, en una sola dirección.

Cuanto anhelamos y cuánto más seguro es la recta?

Que se entienda: no desdeño las rectas. Solo un poco de anhelo, solo un poco de lamento de ser demasiado consciente de que existen las rectas, y a hasta planificadas por las instituciones.

El problema es cuando la recta lo dibuja a uno y no, uno elige dibujar la recta. El típico problema de pasividad o tomar las riendas?

Ayer estuve con otro buen amigo, Charly, tomándonos algo en nuestro bar inglés. Un poco de filosofía, un poco de alcohol de parte de él, un poco de gaseosa light para mi…

Con Charly nos identificamos mucho por momentos, por otros, nos relajamos. Conversamos del tema.

Charly:  “Ahora es fácil explicarte que dos rectas no se cortan en más de un punto mientras vivan. Prefiero saberme una recta paralela. Y que aunque no tengamos ni un punto en común viajamos muy cerca, unidas en el tiempo. No somos más que rectas que buscan su meta”

Diferí, acusada de ser una recta:

“Yo creo más en que ser una recta es una elección; a mi a esta altura, me gusta elegirme como curva. Si alguna vez hago el camino recto, será por elección pero con el deseo de serla”

No podía esperar el remate final. La puñalada final en mi orgullo.

“Carla, no es solamente eso. También significa q cuando te cortas, el momento de cruce es fugaz y empezas a alejarte. Pensá que las vidas que crucen en nuestras vidas serán pequeños parentescos indirectos que vamos a poder compartir de camino. Es bueno saberte mi recta paralela. En geometría se las llama semejantes”

“Vos sos mi recta semejante más cercana”

Me mató.

Preferible ser recta semejante y cercana a alejarse indefinidamente en el dominio universal.

Y pensé, en mi afán de no dibujar las rectas que son modelos enseñados y frente a los que siempre me rebelé, (porque no traen necesariamente felicidad), …

no habré expulsado fuera del conjunto y de las intersecciones a unos cuántos puntos más por sostener la curva y no ser recta?

…habré así sido definida por la curva para evitar y escapar de ser definida por la recta?


No hay manera de escapar de la geometría.

A %d blogueros les gusta esto: