Tag Archives: autenticidad

ser mujer no es un hecho biológico

8 Mar

Hace unos días, Gabriela Arias Uriburu escribió algo que describió un poco lo que me está pasando a mí, con lo que me senti identificada. Esta maravillosa e incansable mujer luchadora, quería compartir con sus amigos en FB su estado actual ( y me contestó! =)

Los hombre deben ser compañeros de ruta; como las mujeres para ellos. Una mujer debe SER en ella misma; debe alcanzar su propia humanidad en ella y alli compartirla con el hombre. La mujer no se hace en el hombre…esto si fue asi en el pasado …y trajo mucha herida entre nosotros. Que la mujer sea mujer; que el hombre sea hombre…

Y recordé una película. (cuando no…)

En este día, quería transmitirles con el monólogo de La Agrado, una síntesis de lo que para mi, en mi humilde opinión, nos hace felices con nosotras mismas e implica SER MUJER.

Mujer? Mujeres, de todos los colores, tamaños y formas.

Mujeres que aman a hombres, mujeres que aman a mujeres, mujeres amigas, madres, no madres, workaholic, lesbianas, travestis.

Porque ser mujer es más que un estado biológico o el resultado cromosomático.

Ser mujer implica el deseo y la búsqueda de llegar a serlo.

Sin canones pre establecidos? Cuesta romper moldes, darnos cuenta que podemos salir de un modelo dado, y si aun lo elegimos, que sea por decisión propia y no siguiendo la próxima canción del cassette, apretando Play.

Implica valentía. Rebobinar, adelantar, hacer pausas…

Yo dedico el post sobre todo a quellas mujeres, que buscan, hurgan, se debaten, giran, sufren, se ríen, vuelven a empezar, vuelven a intentar, vuelven a creer, siempre en busca de ser ellas mismas.

Sin nadie que las sostenga en su ser. Con o sin un compañero a su lado, que respete su individualidad y sus sueños.

El monólogo es este:

Me llaman La Agrado, porque toda mi vida sólo he pretendido hacerle la vida agradable a los demás. Además de agradable, soy muy auténtica. ¡Miren qué cuerpo! Todo hecho a medida… Rasgado de ojos, ochenta mil. Nariz, doscientos mil…¡tirados a la basura!, porque un año después me la pusieron así de otro palizón. Ya sé que me da mucha personalidad, pero si llego a saberlo, ni me la toco.

(El público ríe).

Continúo… ¿Tetas? Dos… porque no soy ningún monstruo. Setenta mil cada una, pero éstas ya las tengo súper amortizadas. Silicon…(“¡¿dónde?!”, pregunta un joven desde el público). Labios, frente, pómulos, cadera y culo. El litro cuesta unas cien mil, así que hecha la cuenta, porque yo ya la he perdido. Limadura de mandíbula, setenta mil. Depilación definitiva láser -porque la mujer también viene del mono, bueno, tanto o más que el hombre-, sesenta mil por sesión. Depende de lo barbuda que uno sea, lo normal es de dos a cuatro sesiones… Pero si eres folclórica necesitas más, claro.

(El público aplaude con estridencia).

Bueno, lo que les estaba diciendo es que cuesta mucho ser auténtica, señora. Y en estas cosas no hay que ser rácana…

…porque una es más auténtica cuanto más se parezca lo que se ha soñado de sí misma”.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: