Tag Archives: autoestima

Sobre chongos y otras yerbas- parte 2

22 Feb

Nada más divertido que estar en una época de cero compromisos, cero responsabilidades.

 

Nada mejor que encontrar ese punto en el que sinceramente decis “Si, estoy muy bien sola” y no es una pose de superada sino absolutamente la verdad.

 

Un sábado salis con uno, teatro con otro un jueves, cero expectations.

 

Así estaba Andrea, 31 años. Mayo 2010, dos citas en una noche, cena acá cena allá.

 

Una mente básica la podría haber catalogado de fácil, pero lejos de jerarquías morales, la idea era pasarla bien.

 

La etapa de boliches había dado paso, tras experiencias tétricas, a la etapa on line.

 

Una amiga le sacó un perfil en Match.com y más que buscar “al amor de su vida”, sabiendo muy bien que eso no existe, Andrea tenía objetivos mas antropológicos (¿)

 

Con la mayoría de sus amigas casadas o en pareja, tener “planes” que no incluyeran un pote de helado y una peli de dvd alquilada un sábado a la noche, era un buen cambio.

 

Andre explicaba su hipótesis de trabajo a sus amigas asi:

 

“para los hombres, la mina del boliche es a priori un gato, un one night stand, algo pasajero que no vale la pena jamás. Ahora la misma mina, en otro ambiente, previo chat, lo minimo que te invitan es a cenar, retrasando el proceso. Si te posicionas bien, al menos lográs que no se te tiren de una, o lo manejas. ”

Sus amigos hombres la criticaban por frívola.

Sus amigas mujeres se dividían en varios grupos; las que la criticaban por superficial, por andar “chongueando”;  las que la felicitaban y envidiaban y creían erróneamente que era una búsqueda desesperada de novio; y las intimas amigas que sabían que todo el experimento no tenía mas que un efecto curativo.

 

Un chongo es una palabra que puede resultar desagradable para muchos, pero que en la práctica suele traer aparejado una cura del alma. Digamos que un chongo puede funcionar como el famoso Aloe Vera.

 

Asi se sentía Andrea al menos.

 

Cada cena en un restaurante, la hacía sentir valiosa.

Cada caricia y mimo de desconocido la hacía sentir bella y deseada.

Cada llamado o sms la hacía divertirse, y si llegaban varios de diferentes remitentes, se sentía codiciada.

 

Porque lo que un hombre solo no le había podido dar, ella lo recibía dividido en varios supliers, alias chongos, dividiendo el efecto y generando uno multiplicador.

 

Y una vez que el efecto curador de sus previas heridas concluyó, lo que se dio cuenta es que ella, se sentía ahora valiosa, deseada y codiciada, habiendo recuperado en cada uno de esos hombres insignificantes lo que uno solo muy significativo le había quitado:  una parte de si misma.

 

Y aprendiendo por primera vez en su vida que, nunca más le daría a nadie el poder de hacerle creer que era poco.

 

 

 

Anuncios

el fin de la mala suerte serial?

23 Nov

“Dicen que todo lo que nosotros estamos buscando, también nos busca a nosotros y que, si nos quedamos quietos nos encontrará. Es algo que lleva mucho tiempo esperándonos. En cuanto llegue, no te muevas. Descansa. Ya verás lo que ocurre a continuación.”


Mujeres que corren con los lobos, Clarisa Pinkola Estes

 Vera mi besta, abrió su blog a partir de la más que hipótesis de la mala suerte serial.

En madrugadas dolientes con tés importados y lágrimas ante nuevas desiluciones amorosas, elucubramos esta teoría.

 La parte que me toca a mi en su hipótesis, tiene que ver con fenómenos astrales. Cuando el racionalismo y la psicología analítica que tan bien me he es ponderada, incluso se dice que es uno de mis dones y por especialistas en el tema!, no explican la catastrófica sucesión de eventos consecutivos de resolución desfavorable, me vi compelida a salir del racionalismo y sus paradigmas y apelar al pensamiento mágico: son las estrellas.

 Que se entienda: en tiempos de desesperación, y cuando este se ha prolongado en años, me gusta jugar como cuando tenía 5.

Hace tiempo la pitonisa me hizo una carta natal. Vi proyectada en ella gran parte de mis fortalezas, debilidades, obstáculos y oportunidades de una manera que aún para una descreída como yo lo era, me shockeó.

Luego leí el Tao,  y me hice una investigadora de paradigmas orientales, de buscar explicaciones del mundo y sus eventso mãs alla de la cosmovisión occidental, avalada por el positivismo cientificista y el dualismo cartesiano.

Yo naci complicada. Saturno me ha jodido la vida desde hace 6 años.

Resulta que cuando nací, ya mi abuela me contaba que me gestaron en la noche de la famosa tormenta del 77, que rompió techos, ventanas. Un vendaval.

Tengo una carta natal rara, con el elemento aire en desproporción abismal, unas tiradas de tarot siempre llenas de oros pero con mucha luna dando vueltas, con una falta de confianza en mi misma mas que importante.

Hasta 6 años atrás, Carla era una de las afortunadas.

Carla era exitosa con los estudios, hombre que quería, lo tenia. Economicamente sin preocupaciones, si quería viajar viajaba. Amigas tenia muchas, y era muy reconocida en mi grupo incluso como una de las divinas.

Hasta que, Saturno empezó a moverse en mi astrología.

Todo empezó a salir mal.

El hombre con el que me iba a casar no era el hombre de mis sueños, aun amándolo. Estaba bien para ese momento, pero para el futuro? Podía continuar la vida sin tanto cuestionamiento, más fácil, o dejarlo.

El trabajo que tenia empezó a ser una pesadilla donde cada oportunidad que surgía, aparecia una bitch que me obstaculizaba crecer, en situaciones increíbles, donde siempre en el último minuto se me cerraban las puertas.

Empecé a escuchar más veces de las que quisiera esto de  ¨solo a vos te pasan estas cosas¨. Situaciones incrébles, injustas.

Empece a darme cuenta que mi grupo de amigos era bastante superficial y que tenia que realizar una gran, gran poda, dolorosísima.

Y empece a ser otra mujer.

Y empecé a elucuburar la teoría estelar, a intuirla. Hay, para ser bien simplistas y reduccionistas, una parte del mundo, las más de las que interactúo que se encuentran en un 50 % donde los eventos son favorables, las cosas salen fluidas, hay dificultades pero de calibre menor, o las tragedias son esporádicas y no consecutivas.

El gran problema es interactuar día a día con esta porción.

De estar en mi mitad ubicada, desgraciada, me sentiría menos freak. Todos seríamos igualmente desgraciados, con incluso la ventaja de ver que hay algunos más desgraciados que vos y gozar asi de leves momentos de sentirte no tan miserable.

La realidad es que también esta teoría sostiene que es cíclica, con lo cual en cuanto las cosas empiecen a cambiar para mi, se les empieza a complicar a la mitad hoy afortunada.

Una serie de eventos me están marcando el fin de la mala suerte serial, al menos por un tiempo, y también de aquellos que forman parte hace años de esta zona maléfica.

Eventos locos suceden donde el factor buena suerte resuelve en mi favor. Una y otra vez. Desde el trébol.

Un saco que pierdo en la calle, y lo encuentro 8 cuadras atrás 4 horas más tarde.

Me siento en una conferencia y la mujer a mi lado es una capa total de aquello a lo que yo aspiro, y no solo se copa conmigo sino que intercambiamos datos, y proyectos.

Me reconocen en uno de mis trabajos, como fantástica.

Me están surgiendo fluidamente proyectos nuevos que me entusiasman y mucho.

Fluye todo, todo sale solo, oportunidades, salidas, nuevas personas, corre fluído, no detiene, no para.

Pero sobre todo, empiezo a ser feliz con el momento actual. Lejos de pensar siempre a futuro, me permito disfrutar del hoy a la noche, de preparar una buena cena para alguien especial, de mimar a mi gata, de jugar con mi ahijado Juan, de ver a mis amigas.

A veces para ser feliz hay que pulir. Pulir no es ta tarea facil; como el duelo, implica dolor. Dolor por lo que no es o no puede ser. Una de las tareas este año fue la de hacer un leve recorte de jardinería quitando la maleza, sacando gente con mala vibra, gente copada pero que no aporta, gente que no sabe valorarte.

Pulir y Podar  es tan doloroso que a veces he tenido que dejar en el camino a gente que amaba.

No es fácil pero, ya se ven los resultados.

Porque el corazón tiene una capacidad limitada, y hay que hacer espacio.

Limpieza de disco.

Formatear.

El trabajo de hacerse una la mujer que una quiere, reencontrarse con esa que una quiere ser, desde siempre, incluso desde antes de saber como queríamos ser, tiene mucho trabajo encima, mucha valentía, mucho dolor.

Exige CREER en una.

Porque antes yo ERA para otros. En función de un otro.

Porque hay que aprender primero a SER para una.

Porque lo que tanto buscaba, era a MI MISMA como quería.

Hoy soy feliz, disfruto de mi soltería, no espero ningún príncipe que me rescate.

Porque yo ya me rescaté  sola.

A %d blogueros les gusta esto: