Tag Archives: busqueda

ser mujer no es un hecho biológico

8 Mar

Hace unos días, Gabriela Arias Uriburu escribió algo que describió un poco lo que me está pasando a mí, con lo que me senti identificada. Esta maravillosa e incansable mujer luchadora, quería compartir con sus amigos en FB su estado actual ( y me contestó! =)

Los hombre deben ser compañeros de ruta; como las mujeres para ellos. Una mujer debe SER en ella misma; debe alcanzar su propia humanidad en ella y alli compartirla con el hombre. La mujer no se hace en el hombre…esto si fue asi en el pasado …y trajo mucha herida entre nosotros. Que la mujer sea mujer; que el hombre sea hombre…

Y recordé una película. (cuando no…)

En este día, quería transmitirles con el monólogo de La Agrado, una síntesis de lo que para mi, en mi humilde opinión, nos hace felices con nosotras mismas e implica SER MUJER.

Mujer? Mujeres, de todos los colores, tamaños y formas.

Mujeres que aman a hombres, mujeres que aman a mujeres, mujeres amigas, madres, no madres, workaholic, lesbianas, travestis.

Porque ser mujer es más que un estado biológico o el resultado cromosomático.

Ser mujer implica el deseo y la búsqueda de llegar a serlo.

Sin canones pre establecidos? Cuesta romper moldes, darnos cuenta que podemos salir de un modelo dado, y si aun lo elegimos, que sea por decisión propia y no siguiendo la próxima canción del cassette, apretando Play.

Implica valentía. Rebobinar, adelantar, hacer pausas…

Yo dedico el post sobre todo a quellas mujeres, que buscan, hurgan, se debaten, giran, sufren, se ríen, vuelven a empezar, vuelven a intentar, vuelven a creer, siempre en busca de ser ellas mismas.

Sin nadie que las sostenga en su ser. Con o sin un compañero a su lado, que respete su individualidad y sus sueños.

El monólogo es este:

Me llaman La Agrado, porque toda mi vida sólo he pretendido hacerle la vida agradable a los demás. Además de agradable, soy muy auténtica. ¡Miren qué cuerpo! Todo hecho a medida… Rasgado de ojos, ochenta mil. Nariz, doscientos mil…¡tirados a la basura!, porque un año después me la pusieron así de otro palizón. Ya sé que me da mucha personalidad, pero si llego a saberlo, ni me la toco.

(El público ríe).

Continúo… ¿Tetas? Dos… porque no soy ningún monstruo. Setenta mil cada una, pero éstas ya las tengo súper amortizadas. Silicon…(“¡¿dónde?!”, pregunta un joven desde el público). Labios, frente, pómulos, cadera y culo. El litro cuesta unas cien mil, así que hecha la cuenta, porque yo ya la he perdido. Limadura de mandíbula, setenta mil. Depilación definitiva láser -porque la mujer también viene del mono, bueno, tanto o más que el hombre-, sesenta mil por sesión. Depende de lo barbuda que uno sea, lo normal es de dos a cuatro sesiones… Pero si eres folclórica necesitas más, claro.

(El público aplaude con estridencia).

Bueno, lo que les estaba diciendo es que cuesta mucho ser auténtica, señora. Y en estas cosas no hay que ser rácana…

…porque una es más auténtica cuanto más se parezca lo que se ha soñado de sí misma”.

Anuncios

número impar

7 Ene

“Most people are other people. Their thoughts are someone else’s opinions, their lives a mimicry, their passions a quotation.”
— Oscar Wilde

Tengo un buen trabajo, que me gusta casi la mayor parte del tiempo.

Tengo amistades verdaderas, que se juegan por mi; algunas muy viejas, algunas nuevas que me permito descubrir.

Tengo una colección de amigos a los que tuve que dejar en el camino.

Tengo niños que me abrazan y me besan y me dicen te quiero.

Tengo una familia con sus dimes y diretes, pero completa.

Tengo una casa de finde con mucho verde.

Tengo un departamento propio y un auto decente que me dan la libertad que me gusta.

Tengo diversión, tengo tristeza.

Tengo un carácter importante, pero lo compenso con dosis de protección a los que quiero y buen humor.

Tengo el don de la observación aguda, y picos de humor cambiantes siempre justificados.

Tengo ideas un poco revolucionarias a veces, pero tengo el criterio para moderar el momento oportuno de sacarlas.

Tengo un título y varios por ahí, y muchos proyectos.

Tengo reuniones para concretar laburos nuevos.

Tengo cocktails, tengo cenas, tengo algún que otro poema de amor no correspondido.

Tengo un tatuaje sexy que, sin embargo, marcó un antes y un después en mi vida.

Tengo rosas rojas de vez en cuando.

Tengo un cajón llena de cartas de ex, algunas amorosoas, otras llenas de resentimientos.

Tengo 3 fracasos amorosos dolorosísimos, y tarjetas de invitación a mi casamiento que nunca se enviaron.

Tengo una pérdida irreemplazable que nunca podré superar.

Tengo muchas carencias, y muchos defectos. Y mucho trabajo para ver  y valorar lo que tengo.

El día que Martiniano cumplió 6, tenía también una migraña y una caja de los Bakugan en mano.

Como siempre, me coloco fuera de la escena automáticamente, a observar los diálogos, los gestos, y reflexiono.

Ante la cantidad de cosas que hacer, la mamá de Martiniano, Lucía, compañera de la primaria, me pidió si podía bañarlo.

Bañando a  Martiniano me dijo, de repente:

Porqué no tenés novio? Si sos linda, divertida y buena, y me regalas lo que quiero.

Le contesté:

A veces no podemos tener todo lo que queremos, pero cuando uno menos lo espera, también nos llegan las cosas que ahora no tenemos. Hay que aprender a no tener todo.

Ah, así como yo no tengo a mi papá, que no le importa que hoy sea mi cumple no?

Realmente no supe que responder. NO sabía si me correspondía contestar.

Pero le dije:

Bueno, el se pierde de conocer a un nene tan espectacular como vos. No te parece?

Me dijo:

bueno, vos también sos espectacular, y no tenés novio… Ellos se pierden de estar con nosotros ahora. Pero ya van a venir.

van a venir?

Tu novio y mi papá. Es como los dibujitos. Todavía no llegó la parte esa de la película.

Terminé de cambiarlo, y pedí la compu de la dueña de casa para chequear e mails.

Había un archivo abierto, que no pude dejar de mirar. Era el listado de los invitados a la fiesta de Martiniano.

Todos eran números pares, parejas.

El único número impar era yo. Carla: 1

Agregué al lado de mi nombre

Carla: 1. Espectacularmente no tan sola.

4 y 9

9 Nov

“Again, you can’t connect the dots looking forward; you can only connect them looking backwards. So you have to trust that the dots will somehow connect in your future. You have to trust in something — your gut, destiny, life, karma, whatever. This approach has never let me down, and it has made all the difference in my life.”

Steve Jobs, Commencement speech, Stanford University, 2005.

Hoy venía manejando de casa de mis padres y escuchaba la radio.

Hablaban de una investigación de una Universidad europea o americana muy prestigiosa, realmente no recuerdo cual, donde concluían que se ha comprobado que las personas que invierten tiempo en un aprendizaje paulatino, si bien tienen momentos de alta tensión, de estrés,  dolor y depresión, luego son más felices al alcanzar lo que se han puesto como meta, porque consiguen en 9, un 10..

Por el contrario, que aquellos que no invierten en tal aprendizaje, por considerarlo demasiado costoso, riesgoso, sacrificado, incómodo, no sufren tanto en el interín,  pero alcanzan según este estudio un 4, 5, en materia de felicidad.

Me reí mucho.  Lógico y bastante de sentido común. Parece, al menos en apariencia. Realmente es taaan del sentido común? Luego recordé sobre mis matrices.

Hace poco estuve trabajando en un proyecto de estrategias comerciales. A los Potter,  Fodas  y matrices de rigor, se le sumó una evaluación de escenarios (proyecciones a futuro a partir del diagnóstico de la situación actual) con la correspondiente sucesión de acciones posibles para cada escenario.

Teníamos así 3 escenarios. Cada escenario se medía en grado de riesgo e impacto. Así también el otro vector que cruzaba verticalmente era el de Factibilidad.

Luego, para cada escenario, había 3 caminos posibles:

Un camino conservador, tímido, cero innovación, con bajas inversiones y pocos cambios estructurales.

Un camino intermedio: de cambio, pero que no generan saltos cualitativos sino solo dentro de una misma estructura. El típico Maquillaje con poco cambio real, para conformarse uno y el resto. Inversión media.

Por último, un camino de metamorfosis: cambios radicales, alta inversión, una jugada en el casino.. Arriesgado, de alto impacto. Que puede salir mal. Que puede salir esplendorosamente bien.

Para cada uno de estos caminos se analizaban obviamente los riesgos y beneficios de tomar cada uno.

Me doy cuenta que soy de las del tercer grupo.

What? Si.

Hoy me encuentro sola, sin pareja. Me he culpado a mi misma mucho por esta situación. Mis exigencias, altísimas. Realmente lo son?

Pero analizando para atrás, puntuando hacia atrás como recomienda Steve Jobs,me doy cuenta que  siempre he analizado cada escenario y sus proyecciones, como analista que soy, así en psicoanálisis, así en el marketing, así en la vida.

Me he encontrado con tipos muy poco arriesgados, que si bien no entrañaban riesgo alguno de quedarme sola, sí proyectaban a largo plazo una gran infelicidad. Tipos con alto riesgo también, de quedarme insatisfecha de por vida. Tipos jodidos, que dañaban mi amor por mi misma. También tipos de bajo riesgo, buenos tipos, pero que no podrían en un escenario futuro acompañar la evolución que yo quería.

Porque en mi diagnóstico yo no era la mujer que quería ser. Tampoco sabía bien cómo quería aún serlo, pero sí sabía que no podía tomar decisiones de por vida en tal estado de inmadurez.

Porque lo que mas vale es proyectarse a una misma.

Quien quiero ser.

Cuánto quiero aprehender (si con h) del mundo.

Quien quiero que esté a mi lado acompañándome en la evolución.

Cómo quiero que me amen.

Cuánto quiero acompañar la evolución del otro.


Y en esta apuesta, el riesgo es el más alto de todos. El vacío, la desazón, las desilusiones, los chascos, la soledad es de alto impacto. No es para cualquiera.

Pero cuando llega, y espero que si, será seguramente de una belleza enceguecedora.

Que el resultado del aprendizaje de ambos sea un 9. (los 10 siempre me han generado desconfianza)

Como en la escuela, nunca me conformé con un 4. Aunque sí he tardado en aprender.

Porque cuando llegue, ese ser fantástico para mi, yo también habré aprendido y mucho, con todo lo recorrido, y seré el 9 para él.

Habremos conectado los puntos hacia atrás.

Porque “You´ve got to find what you love“, Jobs says.


A %d blogueros les gusta esto: