Tag Archives: hijos

arroz para Damiana

9 Feb

It’s not only children who grow.  Parents do too.  As much as we watch to see what our children do with their lives, they are watching us to see what we do with ours.  I can’t tell my children to reach for the sun.  All I can do is reach for it, myself.  ~Joyce Maynard

“Chicas, en marzo empiezo a tomar ácido fólico”

Las 3 la miramos impactadas. Nos agarró de sorpresa, medio desprevenidas. Hasta donde sabíamos la cosa estaba bien pero no tanto.

Su hermana Lola le preguntó.

“estás segura…o sea es el que elegís, finalmente?

Damiana asintió. Y su respuesta fue aún más helada.

Mirala a Majo. Es verdad, la apoyamos ese día, compramos juntas el ajuar, un poco nos enojamos porque nos usó de encubridoras. La juzgamos… Pero ahí la tenés, casa, auto, hijo. Yo no la veo nada mal. Quizás hay que elegir así, cuando no te queda otra. Ojalá estuviera enamorada. Pero esta es mi realidad. Y aún si no es una elección, tengo 37 años. Quiero ser madre. No puedo seguir esperandolo… Esta es mi vida y mi opción posible. No quiero ser Lourdes, que por quedarse en sus posturas idealistas, está  sola y desesperada.

Paula tragó. Nos miró (todas sin palabras) y contestó:

Majo tendrá todo lo que decís, si, y está todo bien, cada uno que elija lo que quiere. Pero igual, no es como el rascar una cáscara finita? Al toque se deshace. La crucé el otro día y me dijo que estaba histeriqueando con el profe del gym…y que todavía no caía que era madre, y eso que su hijo ya tiene 7…No se. Hablando de elecciones, no es la mía.  Yo me casé, me separé y ahora te puedo decir que vale la pena.

Lola cebó otro mate. Y preguntó a su hermana lo que ninguna sabía.

“No te contestó no?”

Damiana:

“No, fue mi última jugada. Le puse que si el me decía que sí, yo dejaba todo y me iba con él. Pero ni siquiera me llamó, ni una línea, nada. En realidad me contestó con su nada. Y ese fue mi punto final. El amor de mi vida quedará ahí, yo sigo adelante. Tengo un buen hombre al lado y espero que me apoyen”

Todas asentimos. Lola miró a un costado.

La historia era conocida. El gran amor de Damiana de toda su vida, entre idas y vueltas, nunca se había jugado por ella.

Lola y Damiana, hermanas, tan tan distintas, tenían la misma historia. Habían elegido un amor conveniente y práctico, no menos juzgable.

Lo que nadie sabía, excepto ella y yo, es que Lola también había enviado una carta que nunca tuvo respuesta.

Lola, tras haber elegido de forma práctica y socialmente conveniente, para formar una familia,  para no estar sola, me dijo el domingo:

“No  puedo tener hijos así. Quizás la sinceridad absoluta es una imposibilidad para todas. Majo puede, yo no. No me voy a separar, pero hijos hoy te digo no. “

Le contesté:

“Realmente no tengo, como pocas veces, ninguna opinión formada, y si, mucha comprensión. Simplemente acá estoy, como hace más de 20 años. Te amo”

Y luego abrimos la Deco Magazine, cambiando de tema como solo las mujeres podemos hacerlo.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: