Tag Archives: histeria

La histeria masculina

14 Feb

En esta oportunidad abrimos el tema de la semana con la colaboración de Carlos Pirovano, (su excelente blog pueden encontrarlo aquí)  quien escribió el siguiente post a continuación en exclusividad para este humilde blog de “minitah” (sic).

LA HISTERIA MASCULINA

Tomar un café con Magdalena puede significar una experiencia traumatizante para quien no esté acostumbrado o nunca haya recibido una ráfaga de Kalashnikov. Es un contrapunto vertiginoso de afirmaciones contradictorias y secas. Es imposible rebatir porque sobreviene otra ráfaga. La única posibilidad de salir con éxito es dejarse traspasar y cuando toma un respiro liquidarla con una granada de mano. Así, sin piedad.

“El amor y el sexo están sobrevalorados por sobre otras cosas. Es por eso que se ofrece de manera desmesurada como moneda de baja ley. Tenemos inflación de amor y sexo y hay escasez de compromiso y entrega.”

“La histeria es un mecanismo de regateo en una transacción. El histérico está diciendo: “lo que te voy a dar vale tanto que tenés que prometer tu vida para equiparar mi sacrificio”.”

“El mecanismo de seducción en el ser humano es el departamento de marketing de nuestro cerebro. Nos pone en el centro de góndola, nos arma la publicidades, nos vende en liquidación cuando pasa mucho tiempo sin transacciones.”

“Últimamente estoy escuchando mucho hablar de la histeria masculina. Antes los hombres eran fóbicos y renuentes al compromiso, pero nunca eran histéricos. Podían dejarte preñada pero nunca le arrugaban al entrevero.”

“Para ponerte el tema en perspectiva me refiere a la histeria en sentido vulgar, como se la entiende en la relación entre los dos sexos. Es esa actitud “gataflorista” de estar insinuando siempre y no definiendo nunca.”

“Antes el hombre era cazador y la mujer gacela. Esto definía los roles en el cortejo y delimitaba el campo de acción. Los efectos colaterales no deseados eran el sometimiento para la mujer y la rol de proveedor único para el hombre.”

“La histeria femenina en este esquema no era otra cosa que una herramienta más del mecanismo de seducción frente a la actitud activa del hombre. Si el hombre era el cheetah que corría derecho hacía su presa, la histeria era la estrategia de zigzag de la gacela para poner a prueba al cazador.

“La seducción siempre fue un atributo femenino porque el hombre no necesitaba seducir, sólo con probar su capacidad proveedora bastaba. El hombre tomaba a la mujer. Sí había dos hombres que la querían, la disputa era entre ellos.”

“La progresiva equiparación entre el hombre y la mujer, cuyo punto de partida se encuentra muy bien descripto en las novelas de Jane Austen, hizo que la mujer comenzara a elegir. En alguna medida, el hombre cazador-recolector dio paso al hombre político-vendedor.”

“Esta nueva actitud en un hombre que se anotició que la mujer podía decir que no, abandona la estrategia leonina sustituyéndola por otra vulpina, más astuta, pero también más respetuosa, reconocedora de la equiparación de su adversaria.”

“La mujer obtuvo voz y voto en la transacción afectiva, pero debió pagar con su aporte de co-proveedor familiar y con una mayor responsabilidad sobre el éxito o el fracaso de la relación y sobre la sustentabilidad de la misma.”

“La mujer ya no es la sabina raptada, ahora es la consumidora de lo que el hombre le vende y la vendedora de lo que el hombre consume…Y a veces compran fruta.”

“Bueh, también es cierto que lo hombres son nuevos en estos temas así que deberíamos saber disculpar si las herramientas de seducción masculinas son un poco obvias, primitivas y toscas frente a las pulidas armas que manejamos las mujeres.”

“Chicas, es la guerra de los sexos que viene desde que a un hombre de Neanderthal en vez de pegarle con un palo se le ocurrió preguntarle a la mujer si quería ir con él. Y desde que esa mujer, astuta, le dijo que no. El hombre le pegó igual, pero el conflicto de poder se puso en marcha.”

“En esta guerra mi consejo es un poco cínico, No crean demasiado las palabras del otro como para caer en la trampa, pero tampoco descrean tanto como para que se haga aburrido.”

Todo lo que decís es muy cierto, Magda. Callate y dame un beso.

chandon derramado

18 Sep

“Omm, Omm, Omm”

Carla, clase de chi khun

….

Soy una mujer trabajadora, autoexigente, enérgica. Merezco mi recompensa al fin del día.

Día cool. Llego en paz a casa. Feliz. Me digo: “voy a hacerme un arroz con queso”.

Cero glam, pero el glam de todo el día me cansa, quiero simplicidad.

Nirvana, velas, luego un baño de sales, bata de toalla, sahumerio. Norah Jones.

Abriré un chandon mini de los que tengo en la heladera y …la última vez que los abrí ni me acuerdo con quien fue…

Ritual aprendido de mi amiga F.  Nada mejor que gratificarse con bañera, sales, copa chandon, y velas.  Enlentecer la respiración.

Inspiro, expiro. Slow. Bajar el ritmo…

Excéntrica? yeah. Pero así soy.

Se llena la bañera. Sales…mmm. bata de toalla, música… MMM Oh yeah…

Ah! me olvide el celu en el auto. Fuck. No. Todo bien….que nada nos desconcentre….just a minute, just a minute.

Voy al auto, pero cuando vuelvo al edificio me doy cuenta, salí con las llaves del auto, y deje las del depto. Me quedé afuera!

Omm, q nada rompa el nirvana, todo se solucionará…

Me ayuda el del edificio, me ve la parejita de al lado.

Te ayudo?

No, no te quiero arruinar la noche…

Le cago la cena romantica a mi vecina. Me presta su tarjeta para que mi guardia ex punga me abra el depto con la tarjeta la nacion.
Omm Omm, todo se solucionará.
Ruidos.
Tas cocinando algo? me preguntan.
Fuck, el arroz se escucha quemar como pop corn y veo el depto en llamas en breve.
Salgo corriendo por la calle histérica para que metrogas corte el gas, como si Metrogas estuviera en una garita en la esquina. (a quién pretendo encontrar?)

Ciega de la histeria, previsualizo a mi gata en llamas. Ama asesina, culposa.

Fue sin querer!!
Barrio Norte queda sin gas.
Culpa mía fue.
Fin del nirvana.

A quién engaño?

A %d blogueros les gusta esto: