Tag Archives: infidelidad

arroz para Majo

8 Feb

An engaged woman is always more agreeable than a disengaged. She is satisfied with herself. Her cares are over, and she feels that she may exert all her powers of pleasing without suspicion. All is safe with a lady engaged; no harm can be done.
Jane Austen

—–

Hace unos años íbamos en el auto con Majo, yo bastante desilusionada del amor, pero con esperanzas, (había finalizado una relación de años), y sostuvimos la siguiente conversación:

“Yo no me animo como vos, a irme a vivir sola, a perder todo…no puedo. Ya me decidí y me caso en 4 meses”

“Pero preferís una vida mediocre sin amor? y sin placer?”

“Sí, pero él ni se entera. No puedo empezar de nuevo. Tengo 26 y 10 años de noviazgo. Él va a ser un buen padre. Lo que más quiere es tener hijos. Siempre se babea con los hijos de los demás. Es un buen partido”

La noche nos esperaba con las chicas en una cena de grupo en Puerto Madero. Contexto de clan católico, estructuras y familias conservadoras, se suponía que ya estábamos todas asentandonos en el modelo tradicional. Majo hacía casi 10 años que estaba en pareja con miembro del mismo clan, como casi todas.

Uno diría que porqué no se separaba y comenzaba una búsqueda de pareja real, pero algunos contextos no funcionan así, con el sentido común.

También uno diría que el galán, Manuel, era plenamente consciente de la insatisfacción de su novia. Sexual, ella se declaraba en el grupo como “jamás tuve un orgasmo con él”. Y amorosa, porque también tipo revista Caras plantaba declaraciones “No estoy enamorada pero me caso”.

La cosa se complicó cuando ese año Majo empezó a tener un amante. Un repositor de supermercado que la hacía vibrar en la cama, y …la hacía reir.

También diríamos que ella buscó la infidelidad, no se dió de casualidad. (como siempre se busca)

Teorizamos, hipotetizamos una salida abrupta de la relación, al menos un replanteo, como nos había pasado a nosotras, (entre varias, yo ya me había separado del perfecto candidato católico de familia tradicional que correspondía).

Pero no.

Lo peor del caso es que, sin meternos en su vida, todas compadecíamos en secreto a Manuel. Majo era la viva imagen de la virgen y la novia perfecta. Dulce, lo trataba siempre con una voz tierna y con apodos tales “Mi bebé, mi corazón” y todo lo más meloso que se te pueda ocurrir. Manuel quería tener hijos con ella, Majo secretamente no se veía como madre,  pero “eventualmente los tendré”.

Yo ya venía molesta por la situación. Muchas de las chicas me decían “Dejala es su vida”. Yo trataba de mirar al costado….pero a veces uno no puede dejar de ver. Y ya comenzaba a pasarme de sentir que mi fracaso en las relaciones se debía a la falta de un manejo “político”. No era así de afectuosa, si lapasaba mal en la cama lo decía, si no me sentía enamorada también; si prefería viajar a tener hijos por muchos años, también lo dije.


“Pecás de sinceridad“. Me decía Majo. Majo y varias más.

Lo peor del caso era cuando éramos la excusa de Majo. “Fui a lo de Carla, me quedé allá, salí con Carla”. Encima una época donde Carla pasaba sus fines de semana viendo películas.

Así, no solo yo, sino que todas sus amigas íntimas  solteras éramos la excusa para los encuentros con su amante. Y no siempre lo sabíamos.

Hasta que, ese día, cenando,  Manuel nos miró a Pampa y a mi y nos dijo como chiste:

“Anoche Majo llegó a las 7 de la madrugada, ustedes, las solteras que la llevan por mal camino”

Que yo pusiera mala cara y tratara de disimularla no era la novedad. Pero verla a Pampa furiosa no era común. Ella es de las políticas, pero sincera. (la mejor de las razas)

“eso es lo que te gustaría creer” Se rió también.

Manuel la miró. Majo le tomó la mano y le dijo

“Amor tenemos que brindar”

Y brindamos por los novios.

Una y otra vez desde mis 20s, hasta hoy en mis 30s, viví una situación así. Rescaté esta historia y decidí postearla a partir de una conversación reciente con Vivi.

Como le decía el otro día :

“Hasta el dia de hoy y cada vez estoy más convencida que en gran parte las solteras seriales son las mujeres más sinceras. Las hay casadas también sinceras, pero no vas a encontrar soltera serial que no lo sea. Quizás es un arte que los hombres han dominado durante siglos, y nosotras pecamos, por un gap en la escala evolutiva, de la falta de manejo de tal don”


Continuará

(esta es la primera de una serie que soporta esta hipótesis)

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: