Tag Archives: madres

arroz para Carla

12 Feb
“Amalos y dejalos, ma, si?”
(madre llora)
“Ahora entendés mi teoría acerca de todo esto? Tenes que autoprotegerte”
“En serio, no te comprás realmente todo esta historia no? Decime que no pensas que sinceramente  podes evitar salir lastimada”
“Creo que vale la pena tratar”
“Escuchame: no te podés esconder del amor toda la vida….solo porque quizás no resulte….no es forma de vivir”
“Me estas diciendo que esto que te pasa, llorar así porque un tipo te dejó, es bueno?”
“Solo digo que deberías considerar la posibilidad de que vos y yo somos más parecidas de lo que realmente crees. Dejé que alguien entrara, traspasara y llegara hasta mi, y tuve la mejor época de mi vida. Nunca me había pasado”
“Yo se mama”
“Y te digo esto: desde el fondo de mi alma, qué estás esperando?”
Del film “Someone’s gotta give”

—–

Tomar el té con madre los domingos es un clásico.
En realidad puede ser mate, café, o efectivamente té.
Pero el ritual excede la cuestión; la ceremonia consiste en tener la charla de la semana. Charla que muchas veces no tengo ganas, charla que a veces es sobre nada, solamente por la mera compañía que ella espera cada 7 o 14 días, ya que soy la única de sus hijas que no vive con ella.
El domingo le pedí perdón, por lo que le dije la otra vez. Raramente me excedo en mis dichos ya que poseo un autocontrol y frialdad a veces demasiado calculador. No por ella refleja algún estado interior. A veces, las menos,  igualmente coincide, y soy tildada de fría y a emocional.
Toda mi vida quise que fueras feliz. NO me importa si hiciste lo que yo quería que hicieras, si no seguiste el camino tradicional que tanto te inculcamos. Yo siempre voy a elegir que seas feliz. No me importa si cancelaste el casamiento esa vez. Es verdad, te juzgué en se momento, pero fue lo mejor.
Mamá tuve 3 parejas , me salí de las 3 de alguna manera. No soy fácil, soy compleja. Ya no tengo ganas.
Eso es mentira. Sos fácil de llevar, sos querible, sos independiente, tenés amigos, problemas, defectos, como todos. Sos apasionada, sos fría.  Nada raro.
La miré. Medio mal. Como quien va a ser sermoneado y no tiene nada de ganas.
Y quiero que sepas, que no tuviste 3 parejas. Cortá ese discurso. El problema es justamente ese, Nunca tuviste una PAREJA en el sentido de la palabra, sino eventuales hombres que no podían ser tus compañeros y que sostuviste en noviazgos destinados al fracaso. Nomás verlos yo me daba cuenta. Nunca estuviste en pareja, y esa es la verdad.
No sé si quiero casarme. Yo lo lamento mamá. No sé si quiero eso. No puedo ser práctica, no puedo resolver la situación matemáticamente. En eso caímos en un nicho muy extraño. Los hombres llevan siglos entrenados en el arte de vivir la libertad y elegir luego el momento de parar la diversión y tener hijos, cuando quieren. Nosotras llevamos poco tiempo en esto de elegir, de repensar otra alternativa, de salir de la casa, de combinar madre y mujer y que una no sea necesariamente la definición de la otra. Quizás por eso no encajamos en ser el perfecto match de chica-bajo-perfil-que-quiere-casarse. Y no soy la única. La mayoría de mujeres que conozco de mi estilo están en la misma. Somos un match difícil de emparejar. Bah, difícil de llevar a casa, yo diría.
Da gracias de pensar así, yo nunca pude. Salir de casa era para ir a la casa de mi marido. Mis sueños pasaban por cuantos hijos tendría, pero nada más. No me entrenaron en esto de pensar que quería más allá de ser madre. Da gracias. Un día los hijos se van y te das cuenta que no sabes realmente que querés vos como mujer. Y se paga también construirlo de cero.
Y no te cases si no querés, pero no te quedes sola. La soledad hoy a tu edad puede asociarse a independencia, libertad, diversión. En unos años, la soledad va rotando y tomando otras formas, y quien no se merece.
Mamá no veo parejas que se sostengan en el tiempo por años, al menos no como yo esperaría, no creo ya en el amor ideal, eso no existe. Siempre pensé que quería tener una familia, hoy me veo egoísta, solo si lograra enamorarme terriblemente podría considerarlo, pero hace años que no me pasa. No me enamoro fácil. Y si lo hago, no veo que sea la persona que yo quiero para tener un proyecto en común. No estoy segura del riesgo.
El riesgo no es algo que puedas evitar. Cada uno define el amor ideal o real según una trampa hecha de palabras. Podes intelectualizar desde la lógica y la practicidad, y claro que vos podés hacerlo, o podés llevarlo a canones románticos para luego caer en la desilusión de la realidad, será lo que vos quieras. Pero no hay ninguna certeza.
Yo te veo una y otra vez alejándote, con miedo de una relación seria. Sos escapista, y de la peor clase: las realmente inteligentes. Con argumentos y sin darte cuenta, no dejás opción. El otro se va derrotado. Ejemplificás, clasificás, categorizás. Tenés terror. Tenés pánico. Pero yo debo decirte, y estoy en la obligación de hacerlo porque soy tu mamá: la solución no está en crearte tu propio sistema de certezas falsas y perfectas. Si querés realmente tener una vida plena, no podés seguir escapando.
Sino vas a lograr la mayor certeza: la de no haberte arriesgado a nada.

Diario de Carla, agosto de 2006

15 Nov

Ayer por la tarde tuve un sueño. Últimamente duermo mucho, en cualquier lado, hasta en los que no debo.

Soñé que iba en colectivo, y que había encontrado al amor.

No le veía la cara, pero sabía quién era.

Siempre fuiste vos, yo le decía

Nos habíamos encontrado.

Pero teníamos que escapar y huir de algo terrible que nos perseguía.

El mal acechaba.

Acechaba en nuestras almas, en nuestras conciencias.

Al fin y al cabo eran épocas más que difíciles para Juan y yo.

De repente, corrí.

Y tenía en la mano una jaula con un canario muy amarillo.

Seguí corriendo con la jaula en la mano, protegiéndola.

Y ya llegaba, estaba a punto de llegar. Falta poco, un poco más.

Pero a medida que corría, la jaula se iba rompiendo, y el canario se iba amarronando, secando.

Hasta que llegue a una cima. Miro hacia abajo, y había muchas escaleras por bajar.

Ya llego, ya llego. Iba rápido, rápido, como si más rápido haría que el proceso de detuviera.

Adónde llegaría para salvar al canario?

Seguía para abajo matando escalones.

La jaula se rompió y se me cayo el canario

El canario estaba patas para arriba, y ya estaba por cerrar los ojos.

Y cayo encima de un águila o cóndor, no pude distinguirlo

El águila empezó a abrir los ojos.

Y me quede mirando la muerte venir, sin hacer nada, sin poder hacer nada, paralizada

No pude llegar, no pude salvarlo. Se fue sin mí.

Lo que no me di cuenta es en qué momento empecé a correr sola.

La pérdida de un bebé

VER http://www.geosalud.com/embarazo/aborto_espontaneo.htm


A %d blogueros les gusta esto: